Recorrido histórico de los ataques de Juntos por el Cambio contra la educación pública


El ataque a la educación pública ya es una constante para el macrismo. Aunque sus funcionarios se presenten como grandes defensores de la educación, estrategia de marketing que explotan especialmente en épocas electorales, la colección de prejuicios que desde hace años afloran en sus discursos sobre este derecho ha adquirido dimensiones inéditas.Este martes, quien sumó una pieza a la colección fue la ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, quien planteó que «después de dos años es muy tarde para salir a buscar a los chicos» que abandonaron la escuela durante la pandemia de coronavirus porque, a su entender, «seguramente ya estén perdidos en un pasillo de una villa o cayeron en actividades del narcotráfico».Sus expresiones provocaron el repudio de varios gremios docentes, entre ellos UTE-Ctera, Ademys y Suteba, que consideraron que las declaraciones de la funcionaria macrista «se enmarcan en una concepción clasista y discriminatoria que es parte del ADN del PRO». «Se llenan la boca hablando de educación solamente en clave de marketing político-electoral, pero hacen todo lo contrario cuando son parte de la gestión», planteó Roberto Baradel, secretario general de Suteba, una mirada que compartieron la secretaria general de UTE-Ctera, Angélica Graciano, y la secretaria gremial de Ademys, Amanda Martín, quienes recordaron que la cartera de Educación que conduce Acuña «no ha tenido políticas proactivas para que los jóvenes estén en las escuelas». Acuña y su concepción sobre la docenciaNo es la primera vez que Acuña despliega sus prejuicios al reflexionar sobre la educación. En noviembre de 2020, en un Zoom con el diputado nacional Fernando Iglesias, la funcionaria porteña sostuvo que muchas personas, «cada vez más grandes», que provienen de sectores “socioeconómicos bajos”, eligen la carrera docente “como tercera o cuarta opción luego de haber fracasado en otras carreras”.“Si uno mira por nivel socioeconómico, que no debiera ser un determinante, pero si uno mira en términos de capital cultural y de experiencias enriquecedoras al momento de aportar para el aula, la verdad que son de los sectores cada vez más bajos socioeconómicos los que eligen estudiar la carrera docente”, expresó la funcionaria en aquella oportunidad.En otro tramo de la conversación con Iglesias, consideró que «la raíz de lo sobreideologizado y de la militancia política en las aulas está en la formación docente». En ese marco, pidió a las familias «que hagan las denuncias» de los casos de «bajada de línea en el aula para poder intervenir y trabajar con la conducción y los docentes».Tras sus declaraciones, la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) presentó una denuncia ante el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI). El entonces ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, en tanto, consideró que las expresiones de Acuña fueron «sumamente injustas e incoherentes”, una opinión que no compartió la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, quien sostuvo que «Acuña expresó un sentimiento generalizado en la comunidad educativa». «Venimos trabajando con docentes, alumnos y padres para que las escuelas no impongan lo que se debe pensar. La educación es lo contrario al adoctrinamiento. Apoyo a la ministra. ¡Con los chicos no!”, publicó Bullrich en su cuenta de Twitter.A finales de febrero de 2021, de cara al inicio del ciclo lectivo y en medio del conflicto sobre la vuelta a la presencialidad en las aulas por el aumento de casos de covid-19, la ministra de Educación porteña volvió a la carga contra los docentes. «Si en hospitales de niños donde hay contacto directo los médicos no se han contagiado, ¿por qué los docentes se contagiarían?», preguntó Acuña, planteo que fue desmentido por varios profesionales de la salud. Sus dichos tuvieron lugar sólo diez días después de la muerte por coronavirus del médico Carlos Legarreta, el jefe de traumatología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez. “Realmente llaman la atención las declaraciones infundadas de la ministra de Educación cuando hace una semana y media o dos falleció un médico muy prestigioso especialista en columna del Hospital de Niños Gutiérrez”, afirmó Rodolfo Arrechea, secretario general de ATE en el Hospital Rivadavia y coordinador de la Mesa Nacional de ATE Salud. Mauricio Macri y la «inequidad» que supone «caer en la escuela pública»En marzo de 2017, mientras los trabajadores y trabajadoras de la educación de todo el país peregrinaban a Buenos Aires convocados por la Marcha Federal Docente, el entonces presidente Mauricio Macri ofreció una conferencia de prensa junto a su ministro de Educación, Esteban Bullrich, en la que sinceró su concepción sobre la educación libre y gratuita al marcar «la terrible inequidad» que existe entre «aquel que puede ir a la escuela privada versus aquel que tiene que caer en la escuela pública».
La frase, que condensa de forma muy concreta el pensamiento macrista sobre la educación pública, despertó fuertes críticas entre los gremios docentes.  “Es la primera vez que escuchamos a un presidente establecer de esta manera esta diferenciación. Es una desvalorización de la escuela pública y también de los trabajos y los proyectos que estamos desarrollando”, opinó Silvia Almazán, del Suteba, en diálogo con Página/12.María Eugenia Vidal: «Nadie que nace en la pobreza llega a la universidad»Un año después, a finales de mayo de 2018, la entonces gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, se preguntaba si es justo “llenar la provincia de universidades públicas, cuando todos sabemos que nadie que nace en la pobreza llega a la universidad”. 
En ese momento, rectores, docentes y estudiantes universitarios cuestionaron los dichos de Vidal, que quedaron desmentidos por las propios datos del sistema universitario: en el conurbano bonaerense, las universidades cuentan con porcentajes de estudiantes que son la primera generación de universitarios en sus familias muy superiores al promedio del resto país. Es decir, esas universidades están ampliando el acceso social a los estudios superiores.
“La afirmación de Vidal sólo responde al prejuicio de un gobierno para ricos”, respondió el rector de la Universidad Nacional de Hurlingham, Jaime Perczyk, actual ministro de Educación nacional. “La primera condición para que alguien, de cualquier sector social, llegue a la universidad, es que ésta exista. Desde 2003 han venido mejorando el acceso y la graduación de los estudiantes de los dos quintiles más pobres”, precisó en ese momento. 
Dentro de la comunidad académica, las declaraciones de Vidal trajeron a la memoria una idea que Macri expresó durante un congreso de la UBA previo a su mandato como Presidente: “¿Qué es esto de universidades por todos lados? Obviamente, muchos más cargos para nombrar. Basta de esta locura”, exhortó el líder del PRO. 
Finocchiaro contra los gremiosAlejandro Finocchiaro, ministro de Educación de la Nación entre 2017 y 2019, acumuló durante su gestión fuertes críticas hacia los gremios docentes, a quienes llegó a calificar en 2017 de «reaccionarios y conservadores». 
En 2020, en medio del conflicto por la vuelta a la presencialidad en el marco de la pandemia de coronavirus, el exfuncionario calificó a los docentes de Ctera como “les vagues que no quieren que vuelvan las clases”.La Confederación de Trabajadores de la Educación repudió los dichos del exministro del macrismo, quien, opinaron los sindicalistas, “está en el ostracismo por sus sucesivos fracasos de gestión y sus estrepitosas derrotas electorales”.
“Es indignante y humillante para toda la docencia que un personaje de esta talla nos trate de ‘vagos’ a quienes siempre hemos puesto el cuerpo para garantizar el derecho a la educación y que, incluso, lo haga de manera despectiva (‘vagues’) ironizando sobre uno de los modos del lenguaje que como sociedad hemos sabido construir para avanzar hacia un mundo más igualitario y respetuoso de las diversidades”, advirtió el gremio. Larreta y el recorte millonario en educaciónLa concepción de la educación que tiene el macrismo se expresa con claridad en las políticas que lleva adelante el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta: en su gestión, los gremios docentes debieron atravesar varios conflictos –algunos con mejores finales que otros– en defensa de los derechos de estudiantes y trabajadores, entre ellos la creación de la Unicaba, el intento de cierre de las comerciales nocturnas y el reciente anuncio sobre pasantías para estudiantes secundarios. Además, por mucho que Larreta haya repetido durante la pandemia de coronavirus que «la escuela es lo último que se cierra», dando a entender con ello que la educación es un elemento clave para su gobierno, lo cierto es que su gestión viene desplegando un recorte millonario en materia educativa. 

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/396376-recorrido-historico-de-los-ataques-de-juntos-por-el-cambio-c

About the Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like these