El origen de la Fiesta del Milagro se remonta a la fundación de la ciudad de Salta

Destacan el mensaje de “esperanza” y fe en el inicio del Triduo de la Fiesta del Milagro en Salta

Autoridades eclesiásticas y provinciales destacaron el “mensaje de esperanza y fe” que expresan las cientos de miles de personas que suelen llegar a Salta en peregrinaciones para participar del Triduo de Pontificales, que comenzó este martes con la misa estacional en honor a la Solemnidad de la Virgen del Milagro donde se abogó por “construir un mañana mejor”.

El arzobispo de Salta, Mario Cargnello, celebró la misa estacional con la que comenzó el Triduo de Pontificales, de la que participaron el gobernador, Gustavo Sáenz, los obispos eméritos de la ciudad uruguaya de Canelones, Alberto Sanguinetti; de Puerto Iguazú, Marcelo Martorell; y de Venado Tuerto, Gustavo Help; y el flamante obispo de Cafayate, Darío Quintana, entre otros.

Por el triduo, los tres días de celebraciones religiosas, Salta implementó un gran operativo de seguridad y asistencia a los peregrinos, dado que la festividad suele convocar a unas 800 mil personas en la ciudad, en especial para participar de la procesión del 15 de septiembre, y este año el vicario de la Catedral, Javier Romero, adelantó que tras la reanudación de la conmemoración después de dos años de pandemia de coronavirus “vamos a desbordar de tanta gente que vamos a recibir en esta Fiesta” tras un par de “años difíciles, de mucho dolor y pérdida”.

En su homilía, el arzobispo señaló que “María del Milagro es una bandera de la fe del pueblo de Salta desde su origen” y destacó que era “la estrella encendida de la esperanza que nos impulsa a construir un mañana mejor”.

“Damos gracias a Dios porque este año podemos celebrar en un clima de fiesta y estando reunidos, las solemnidades del Señor y la Virgen del Milagro”, expresó Cargnello en la catedral y recordó que “la experiencia vivida durante la pandemia pone en el corazón la necesidad de vivir la vida, y su expresión elocuente es el camino”.

De esta manera, se refirió al lema de este año de la celebración religiosa: “Milagro, Camino de esperanza, testimonio y fraternidad” y resaltó que “desde el terremoto de los orígenes, desde el pacto de mitad del siglo XIX, a esta experiencia que nos sigue admirando de los peregrinos, siempre está ella, la Virgen, para gestar fraternidad”.

Por su parte, el gobernador Sáenz consideró que el mensaje que da Salta al país, con la celebración de la Fiesta del Milagro, es “de esperanza, de amor y de paz” y agregó que “cuando algo nos une podemos estar todos juntos, como vienen caminando desde lejos los peregrinos”.

“Con profunda emoción, hoy los salteños celebramos el inicio del Triduo”, señaló el mandatario acompañado por su esposa, Elena Cornejo.

Antes de concluir la celebración, el arzobispo recordó que hoy se cumplen 120 años de la coronación pontificia de la Virgen del Milagro y anunció que el 25 de septiembre, las imágenes del Señor y la Virgen del Milagro serán entronizadas en la Basílica de los Santos Apóstoles.

Según la agenda de actividades, el Rezo de la Novena culminará este miércoles, cuando se celebre la Exaltación de la Cruz, en la segunda jornada del Triduo de Pontificales, por lo que se oficiará otra misa estacional en la Catedral Basílica de Salta.

Hoy, el templo mayor y la plaza 9 de Julio lucieron colmados de personas, muchos de ellos turistas, y desde el mediodía llegaron varias columnas de peregrinos de distintas localidades de la provincia.

La más numerosa arribó en las primeras horas de la tarde, desde el Valle Calchaquí Norte, que superó las 5.000 personas que caminaron durante cinco días para atravesar más de 150 kilómetros por valles, ríos y cerros.

“La fe y el amor no tienen límites”, dijo el gobernador y destacó que hubo “lágrimas, sonrisas y emoción” al recibir “a los peregrinos que vienen manifestando su amor y fe desde los Valles Calchaquíes”.

Entre los miles de peregrinos, Mario contó que llegó con sus propias imágenes del Señor y la Virgen del Milagro para “agradecer por la familia, la salud, los amigos y el trabajo, y si bien costaron estos cinco días de caminata, la fuerza de la fe nos ayudó a llegar”, mientras otra promesante, Carolina, dijo: “Vinimos con toda la fe y fue muy lindo y emocionante no solo llegar sino todo el camino. Nunca pensamos en lo difícil del trayecto, sino en agradecer”.

Al llegar, los sacerdotes les dieron la bendición y los ordenaron para poder ingresar a la Catedral y saludar a las santas imágenes.

Hoy también llegó un grupo de biciperegrinos de Fiambalá, Catamarca, que recorrió 700 kilómetros, durante cinco días, y otros 120 ciclistas de Rosario de la Frontera, donde uno de ellos manifestó que fue “un viaje muy duro, porque nos tocó viento en la quebrada, pero la gente en el camino te da fuerzas para seguir. Es todo muy emocionante”.

Un total de 237 peregrinaciones de distintas localidades tiene previsto llegar en estos días a la capital salteña para participar de esta celebración, y para mañana a la tarde se espera la llegada de la columna más numerosa, la de la Puna, con más de 12 mil integrantes, entre ellos los mineros.

El Triduo de Pontificales concluirá el jueves 15 por la mañana, con la Solemnidad del Señor del Milagro, y una misa en el atrio de la catedral, tras lo cual las imágenes peregrinas recorrerán los barrios de la ciudad, en un trayecto de casi 30 kilómetros en vehículos, y por la tarde se realizará la procesión.

About the Author

You may also like these