Congreso de Perú: un año de  obstruccionismo


El Congreso de Perú, afectado por altos índices de rechazo popular, cerró su primer año de trabajo con la aprobación de una acusación constitucional contra el presidente Pedro Castillo y el avance en primera instancia de un regreso a la bicameralidad pretendido por fuerzas de derecha.Aunque por calendario la legislatura debía terminar en junio, la presidenta del congreso, María del Carmen Alva, la hizo extender hasta este último viernes para definir temas pendientes, incluidos la bicameralidad y la acusación contra Castillo.Fue un año de lo que el politólogo Roger Santa Cruz calificó como un «proceso obstruccionista». En el que la oposición se dedicó a minar al Ejecutivo y éste a defenderse, hasta llegar a un «entrampamiento» que dificulta la adopción de políticas públicas.En medio del enfrentamiento, sectores de pensamiento conservador en lo social, de derecha e izquierda, confluyeron para frenar avances progresistas en materias como equidad de género, educación sexual o políticas frente al aborto.Acusación de corrupción para CastilloEste viernes el Congreso de Perú aprobó un informe parlamentario que recomienda una acusación constitucional contra el presidente izquierdista peruano por presunta corrupción, lo que podría conducir a un nuevo pedido de destitución tras casi 12 meses en el cargo.Según el documento, de 360 páginas, Castillo «direccionaba» con un grupo de colaboradores de su entorno inmediato la concesión de contratos de obras públicas, y la aprobación de controvertidos ascensos militares. El texto fue aprobado por 72 parlamentarios a favor, 40 en contra, y cero abstenciones.Según analistas, aunque la acusación no implica de momento el fin para el Presidente, sí deteriora aún más su situación en la que en apenas doce meses tuvo que enfrentar dos votaciones de destitución en el Congreso. El debate por la bicameralidadLa bicameralidad, por su parte, fue aprobada por 71 votos a favor, 45 en contra y seis abstenciones. Esto implica que al no alcanzar los 87 votos que darían mayoría calificada entre 130 parlamentarios, debe ser sometido a un referéndum en que, a juzgar por las encuestas, difícilmente prosperará.El sistema de dos cámaras, eliminado por iniciativa del Gobierno de Alberto Fujimori en la Constitución de 1993, se convirtió por paradoja en una bandera para las fuerzas de derecha «dura», encabezadas por el fujimorismo, que argumentan que ese sistema permite mayor representatividad y mejor análisis de los proyectos de ley.Aunque muchos politólogos coinciden en esos argumentos, la resistencia se deriva de la percepción de que lo que buscan los impulsores es un nuevo marco en el que, entre otras cosas, puedan reincorporar la reelección inmediata de parlamentarios, actualmente prohibida.La derecha pisa fuerteUna situación que, según medios de prensa, expuso al país a una «vergüenza internacional», puso en duda la realización en Lima de la próxima asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA) tras tener que retroceder en una iniciativa previamente aprobada.Lo que sucedió fue que, por iniciativa del presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, el fujimorista Ernesto Bustamante, el Congreso rechazó el pedido de que se instale en la sede de la asamblea un baño mixto junto a los femeninos y masculinos. Según los parlamentarios, eso es «ideología de género» favorable a la homosexualidad. Al final, la situación quedó como algo anecdótico pero que sirvió para mostrar la fortaleza de los conservadores, que dejaron ver su poder a lo largo de todo el año.Recorte de derechos en el CongresoEntre otros asuntos, el Congreso aprobó una ley para que organizaciones conservadoras de padres de familia puedan vetar textos escolares sobre educación sexuales y otra que entrega a padres acusados de violencia doméstica las mismas prerrogativas de tenencia de hijos que a las madres.Sumado a esto, en la Comisión de Justicia aguarda un proyecto de ley, que ya superó otras instancias y que, al equiparar la vida del feto con la de la madre, endurece según los expertos la única causal por la que se permite el aborto en Perú: los problemas graves de salud de las gestantes.También hay una fuerte iniciativa para cambiar el nombre al Ministerio de la Mujer como Ministerio de la Familia, lo que según feministas apunta a quitarle a la institución su tarea de protección de poblaciones vulnerables para sustituirla por otra de enfoque religioso.El Congreso retomará funciones la próxima semana con la elección de una nueva junta directiva que tendrá especial interés, ya que quien resulte elegido podría convertirse en jefe de Estado interino en caso de prosperar las acciones contra Castillo y su vicepresidenta, Dina Boluarte. Para los analistas, la situación no da para esperar mejoras en la relación entre un Gobierno con un rechazo popular de más de 70% y un Congreso cuya desaprobación es incluso mayor y puede acercarse a 90% en los sondeos.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/437690-congreso-de-peru-un-ano-de-obstruccionismo

About the Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like these