Conflicto Rusia-Ucrania: la guerra prefabricada


Desde ParísHora tras hora la guerra real entre Rusia y las potencias occidentales se hace más palpable, más amenazante. Las únicas dos capitales importantes de la Union Europea que se habían mantenido fuera del circulo de los alarmistas que preconizaban un conflicto inminente han cambiado su postura. Francia y Alemania pidieron a sus ciudadanos que abandonaran Ucrania lo más pronto posible mientras que Austria y Reino Unido se pronunciaron en el mismo sentido. La consigna de estas capitales occidentales tiene ecos de conflicto casi inevitable: en sus repetidos comunicados o declaraciones, estos países se dirigen a sus ciudadanos interpelándolos para que actúen antes de que sea demasiado tarde.Enfrentamientos y bombardeosPese a todo, la diplomacia francesa afirma que aún queda «un espacio para el dialogo» pero que éste «está en manos de Rusia». Las esperanzas de que no se concretara la invasion rusa de Ucrania que Washington promociona desde hace varias semanas, y, con ellas, que la guerra se alejara del horizonte se fueron esfumando con los días. Las tropas rusas estacionadas en las fronteras con Ucrania no se movieron al tiempo que el conflicto entre los separatistas rusos y los pro ucranianos en el Este de Ucrania se aceleró con la ruptura del alto el fuego pactado entre ambas partas. Enfrentamientos, bombardeos y un interminable intercambio de acusaciones mutuas condimentaron el entorno de un conflicto que no se limita a este antagonismo territorial y que, además, divide a Europa y Estados Unidos en torno a la «inminencia» de una invasion rusa. Esta retórica ha sido la permanente posición de la administración norteamericana sin que, hasta ahora, Rusia haya atravesado la frontera. Los europeos parecen prisioneros de un antagonismo por medio del cual Washington y Moscú arreglan sus cuentas pendientes y sus posiciones estratégicas. Punto de partidaEste sábado ha sido el día más tenso de esta supuesta invasion rusa que la Casa Blanca viene anunciado día tras día. El tema de la tension no es únicamente el conflicto en el Este de Ucrania sino, sobre todo, la continua expansion de la Alianza Atlántica hacia los países de Europa del Este a la que Moscú se opone y frente a la cual ha presentado un pliego de garantías que la OTAN y Estados Unidos han rechazado. El nuevo punto de partida de la crisis se dio cuando Ucrania y Occidente empezaron a evocar la posibilidad de que Kiev ingresara a la OTAN. Esa ha sido la línea roja sobre la cual oscila la guerra y la paz. El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, le agregó este fin de semana una capa más a la eventualidad de la guerra cuando pidió en Munich, durante la conferencia sobre la seguridad que se celebra en esa ciudad alemana, que los occidentales dejaran de lado su «política de apaciguamiento» frente a Rusia. De manera totalmente irresponsable Zelensky reclamó en Munich un «calendario realizable» para su ingreso a la OTAN. El mandatario parece estar aprovechando la tensión para cumplir con una de sus dos promesas electorales: la primera fue la paz en el Este de Ucrania —nunca lo logró— y la segunda la adhesión de Ucrania a la Alianza Atlántica. Zelensky desplegó en Alemania la retórica que suena como una canción de cuna en los oídos de ciertas capitales y que constituye también el cuerpo de la narrativa de Washington: «Ucrania —dijo el presidente—es el escudo de Europa y del mundo»  contra el ejército ruso. Demócratas contra bárbarosÉse es un poco el condimento retórico que los medios y los analistas destilan en Europa. En primer lugar, se trata de presentar a Ucrania como el foco absoluto de la democracia occidental contra los bárbaros antidemócratas de Moscú. Por el otro, de ubicar este conflicto mayor bajo la luz de una estrategia de Putin que apuntaría a frenar la democracia en Ucrania —nación hermana, eslava y rusófona—para asentar su influencia ante occidente y poner término al expansionismo de la OTAN. En 30 años, la Alianza Atlántica pasó de 16 a 30 miembros.Aunque Europa hace frente común con Washington la certeza de una invasion rusa  «inminente» que la administración de Joe Biden vende desde hace varias semanas no es asimilada como verídica por todos los dirigentes de la Union Europea. En la última semana han salido a amenazar a Moscú con una ofensiva histórica de sanciones pero, pese a ello, países como Francia y Alemania han tomado sus distancias con los argumentos «inminentes»  de Washington. El viernes, el presidente norteamericano Joe Biden aseguró que Vladimir Putin ya había tomado la decisión de invadir Ucrania. La Ministra alemana de Relaciones Exteriores, Annalena Baerbock, le respondió diciendo que «es importante mirar de cerca y tener cuidado de no ser víctima de una desinformación dirigida». Si fuera por Estados Unidos, Ucrania ya habría sido invadida desde hace mucho. Biden instaló la convicción de que Putin se aprestaba a invadir Ucrania mientras Rusia no cesó de decir que no era cierto al mismo tiempo que tiene estacionados más de 120 mil solados en las fronteras con Ucrania y, como este sábado, lleva a cabo disparos de misiles estratégicos en el marco de los ejercicios conjuntos con Bielorrusia. Una invasión aún ficticia pero con soldados reales apostados en la línea, las dos potencias se confrontan mientras, en el medio, los europeos se ha vuelto como relleno del sandwich.China, el cuarto actor En las ultimas horas un cuarto actor se metió en el juego. Se trata de China, un aliado estratégico de Moscú en esta mega crisis. El canciller chino, Wang Yi, dijo el sábado que las «preocupaciones de Rusia con respecto a Ucrania deben ser respetadas». El responsable agregó que «no se puede llegar a la seguridad de una región reforzando los bloques militares». Wang Yi apuntó también a uno de los corazones de este enredo, es decir, la existencia de una alianza militar como la OTAN totalmente inadaptada a la modernidad. «Hace rato que se acabó la guerra fría, pero la OTAN es un producto de esa época», dijo el canciller. Invasión, guerra, acuerdos o explosion total. Todo es posible si se mira la linea de tiempo y los despropósitos que se desprenden de esta crisis sobre cuyas brazas Estados Unidos sopla cada semana con fuerza como si le conviniese que Rusia invada Ucrania para reencarnarse en el protector de Europa. El presidente francés, Emmanuel Macron, hablará por teléfono este domingo con Vladimir Putin para « evitar lo peor », según indican fuentes del palacio presidencial francés. [email protected]Seguí leyendo:Cinco claves para entender elconflicto en la frontera de UcraniaPor qué la alianza occidental corre detrás de la guerra híbrida de Rusia

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/402687-conflicto-rusia-ucrania-la-guerra-prefabricada

About the Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like these