Brasil: mal clima por el desfile militar de Bolsonaro | Con vehículos blindados y aviones de guerra desfilando, el presidente desafía a la democracia 

Desde Brasilia

Atmósfera pesada en Brasilia. Horas antes del desfile militar organizado por el presidente Jair Bolsonaro para este miércoles en conmemoración del Día de la Indepenencia, el cielo de la capital se tiznó debido a un incendio de grandes proporciones en el Parque Nacional. El avance de las llamas se vio favorecido por una humedad bajísima, del 12 por ciento el lunes y el 20 por ciento el martes.

En algunas barrios de la periferia norte el aire se tornó por momentos irrespirable al mediodía cuando en el centro decenas de operarios montaban las tribunas donde el miércoles generales y ministros verán pasar el desfile. Para dar más grandiosidad (y algo de necrofilia) a la fecha el presidente hizo traer desde Portugal el corazón en formol del emperador Pedro I, el héroe independentista.

Mientras tanto algunos helicópteros sobrevolaban a baja altura esta ciudad saturada de carros del ejército y móviles policiales reflejo del sistema de poder cívico-militar construido con la llegada de Bolsonaro al Palacio del Planalto en 2019.

Corte asediada

El lunes a la noche una decena de camioneros bolsonaristas intentó atravesar los retenes colocados en la avenida principal, el Eje Monumental, con el propósito de repetir lo ocurrido el 7 de setiembre del año pasado cuando fue cercado el palacio del Supremo Tribunal Federal.

Un juez de esa corte comentó al portal de noticias UOL, a condición de anonimato, que si bien se adoptaron todas las medidas de seguridad posibles, incluso con un sistema que impide el sobrevuelo de drones, aún existe el riesgo de que el palacio sea atacado en medio de los festejos patrios.

Sin gente

Casi nadie circuló por el centro este martes dado que el gobierno decretó feriado y con ello la metrópolis de predios futuristas y museos parecidos cápsulas espaciales transmitía un aire fantasmal propicio para las especulaciones políticas.

” Bolsonaro está preparando el golpe?“, pregunta un colega corresponsal para en seguida responderse, “no me parece que pueda porque tiene a la Embajada (estadounidense) y a la (tevé) Globo en contra”.

Es realista considerar que el capitán presidente difícilmente logre llevar adelante su deseado autogolpe si no están de su lado ni la Casa Blanca ni las empresas mediáticas dominantes, dos factores de poder que años atrás facilitaron su ascenso la rampa del Planalto.

De todos modos las imágenes de vehiculos blindados y aviones de guerra desfilando, posiblemente junto a tractores cedido por el agronegocio, vivados por miles de personas dará una dimensión del poder de convocatoria del gobernante de ultraderecha. Y mostrará el respaldo militar con el que cuenta a menos de un mes de los comicios en los que buscará ser reelecto.

Discursos

Este miércoles por la mañana se realizará una parada militar en Brasilia y por la tarde otra en Rio de Janeiro, con acrobacias de aeronaves de la Fuerza Aérea y navíos de la Marina frente a la playa de Copacabana. En ambos estará Bolsonaro, de quien se espera que pronuncie discursos tan golpistas como los de un año atrás, cuando tuvo lugar el primer ensayo desestabilizador.

Uno de los blancos debe sus ataques debe ser la justicia electoral comandada por el juez Alexandre de Moraes, quien recientemente ordenó allanar las oficinas de ocho empresarios sospechosos de financiar un intento de golpe de estado en caso de que Luiz Inácio Lula da Silva.

“Usurpador”

Mientras en Brasilia este martes fue de vigilia, con activistas de ultraderecha llegados de otros estados armando campamentos o alojándose en hoteles, en San Pablo el expresidente Lula analizaba junto a sus compañeros del Partido de los Trabajadores los números de la última encuesta divulgada por la cadena Globo el lunes a la noche, donde aparece con el 44 por ciento de las intenciones de voto frente al 33 por ciento de Bolsonaro.

Ese sondeo y otro conocida el lunes a la tarde trajeron aire fresco al cuartel petista porque indican un retroceso, módico, de su rival del Partido Liberal. Estos números permiten alimentar la esperanza, aunque sea lejana, de victoria en la primera vuelta del 2 de octubre sin necesidad de disputar el ballotaje del 30 de ese mes.

Lula dijo que de las seis campañas presidenciales que disputó desde 1989, en ninguna “tuvimos tantas chances de ganar en el primer turno como las que tenemos en estas elecciones, y no tenemos miedo de decirlo, ¿por qué no querer ganar en el primer turno si falta un tris (para votación)?”.

Respecto de su antagonista Bolsonaro planteó que “le está usurpando el 7 de setiembre al pueblo brasileño para hacer de los festejos una cosa personal”. Y añadió: “al final de cuentas la independencia es de nuestro país (..) de los 215 millones de brasileños” y no de un candidato que usa la fecha como botín electoral.” Lula también criticó a Bolsonaro por liberar la venta de armas y su discurso de “odio”.

Armados

Otros ejes de los discursos de Bolsonaro de este miércoles deben ser la defensa de la “libertad” a todo precio y la venta irrestricta de armas en línea con la política llevada adelante desde el inicio del gobierno.Solo que esa justificación libertaria no logra disimular lo que en realidad sería el verdadero propósito de esa propuesta: contar con miles de extremistas armados y dispuestos a actuar.En ese sentido es recomendable leer este tuit posteado el lunes por el diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente. “¿ Compraste un arma legal? ¿Tenés un club de armas o vas a uno? Entonces tenés que convertirte en un voluntario de Bolsonaro”.

About the Author

You may also like these