A esta altura de mi vida


El pasado miércoles 22 de junio llegué a mis 74 años. Hace mucho que digo, y lo reitero aquí, que la vida no me debe nada.He convivido de muy cerca con algunas de las mejores cabezas de mi tiempo, tuve y tengo amigos y amigas de grandeza especial, tengo la misma compañera desde hace 51 años, cinco meses y ocho días, un hijo que me llena de orgullo.Supe sobrevivir a pérdidas infinitas, a empezar por la de mi padre y también de amigos y amigas del alma. El vacío en el alma no dejará jamás de existir, pero hay que vivir la vida con ese hueco y con la memoria plena de lo fueron y, de cierta manera, siguen siendo.En mis tiempos de reportero logré salir ileso de la cobertura de guerrilla urbana en Argentina (1973-1976) y guerras civiles en el Sahara y en América Central, principalmente en El Salvador (1976-1983). Pasé por dos exilios, primero en Argentina (1973-1976), luego en la España que todavía estaba cargada de la herencia nefasta de Francisco Franco (1976-1979).Viene siendo una vida especialmente intensa. Que, insisto, no me debe nada, absolutamente nada.Lo que jamás supuse, siquiera en los momentos de más bruma, es que llegaría a mi edad viendo lo que ocurre en mi país. Jamás.DecadenciaEsa decadencia feroz empezó, conviene no olvidar jamás, con el golpe institucional que alejó Dilma Rousseff de la presidencia e instaló en su lugar un ladronzuelo vulgar llamado Michel Temer. A él le debemos el desmonte de la estatal Petrobrás y la actual política de precios, que hace con que lo que es producido en reales, la moneda nacional, sea pagado en dólares. Y también la transformación de una empresa integrada de petróleo en otra, que perdió refinerías y redes de distribución.Y entonces vino el sucesor, la mayor y más abyecta figura de la historia de la República brasileña: Jair Bolsonaro (foto). Y la catástrofe se extendió y destroza o amenaza destrozar todo que nos tomó décadas para existir.Por más que yo entienda que desde el golpe militar de 1964, que instauró una dictadura feroz que duró 21 años, lo primero que fue desmantelado ha sido la educación, creando generaciones de brasileños sumergidos en la más profunda ignorancia – e ignorancia en todos los sentidos, de la ignorancia política a la que se refiere a la realidad de nuestro país –, todavía me abruma que Bolsonaro haya sido electo presidente. Sé también del tamaño del daño provocado a Brasil por el trabajo de un juez deshonesto y manipulador, Sergio Moro, que detuvo ilegalmente el expresidente Lula da Silva, ayudando de manera concreta la victoria de Bolsonaro. Desde un primer momento entendí que Moro actuó, para demonizar la política brasileña, con pleno respaldo de los medios oligopólicos de comunicación, de parte substancial de los militares, de los dueños del dinero. Y que contó con la omisión cómplice de los integrantes de la instancia máxima de Justicia, el Supremo Tribunal Federal, que tardaron años para llegar a la conclusión obvia: todo el juicio y la prisión de Lula fueron una farsa, y fue anulado. Sé todo eso, lo entiendo, pero una pregunta sigue sofocando mi alma: ¿Cómo es posible haber tanta gente que votará otra vez en ese esperpento ladronzuelo, ese ese aprendiz de fascista? El Brasil de 2023 será un amontonado de polvo de la ruina que será dejada por Bolsonaro. ¿Por dónde empezar la reconstrucción? Guardo en el alma una esperanza inoxidable: que tan pronto sea catapultado del sillón presidencial y la inmunidad concedida por la ley, Bolsonaro sea directamente conducido a un tribunal para responder a la infinidad de crímenes que cometió a lo largo de su inmundo mandato. Y esa esperanza me ayuda a aguantar lo que falta hasta que ese día finalmente llegue.Que la vida siga sin deberme nada.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/432193-a-esta-altura-de-mi-vida

About the Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like these