Wrangler y Lee se van del país – Más que lluvia, aguacero de desinversión

El holding estadounidense VF Corporation, que produce las marcas de esos dos jeans, comunicó a sus trabajadores que en marzo abandona la Argentina por la caída de ventas y la imposibilidad de acordar con un nuevo licenciatario. La empresa ya había cerrado una planta en 2017. Ahora habrá otros 200 despidos.

La crisis en la industria textil no da tregua. La fabricante de las marcas de jeans Wrangler y Lee anunció que se va de la Argentina. A partir de marzo el holding estadounidense VF Corporation comenzará el cierre de sus locales y bajará la persiana de la fábrica instalada en la localidad bonaerense de Benito Juárez. La decisión dejará sin empleo a alrededor de 200 trabajadores. La medida se inserta dentro de un programa de reestructuración a escala global de la compañía. Al comunicar la definición a los sindicatos, los directivos de la firma sumaron otros dos causales al cierre definitivo: la caída en las ventas, que ya los había llevado a cerrar su planta en La Rioja durante 2017, y la ausencia de un grupo empresario dispuesto a asumir el licenciamiento y la distribución de las marcas para sostener la producción local. La firma aseguró que abonará la totalidad de las indemnizaciones.

El sector textil y la industria de la indumentaria son dos de los rubros más afectados por el programa económico del gobierno. La apertura comercial, el derrumbe del mercado interno, el incremento en los insumos importados tras la devaluación y las altas tasas de interés motorizaron el cierre de fábricas, despidos masivos y precarización laboral. El sector textil se desplomó 36,3 por ciento en diciembre y cerró 2018 con un rojo acumulado del 10,7 por ciento. La industria de la indumentaria, por su parte, cayó 15,5 por ciento en diciembre y acumuló un retroceso del 7,8 por ciento en doce meses.

“Se ha tomado la decisión de finalizar sus actividades en Argentina durante el año 2019”, indicó la fabricante estadounidense a través de un comunicado. La empresa sostiene que la retirada del país forma parte de la división en dos del holding anunciada el año pasado. La firma estadounidense produce y comercializa reconocidas marcas de indumentaria, calzados y accesorios como The North Face, Jansport, Timberland, Vans, Reef y Eastpak. Esas etiquetas quedarán dentro de VF Corporation mientras que el negocio de los jeans -Lee y Wrangler- y los outlets será concentrado por la flamante Kontoor Brands.

La crisis en la industria textil no da tregua. La fabricante de las marcas de jeans Wrangler y Lee anunció que se va de la Argentina. A partir de marzo el holding estadounidense VF Corporation comenzará el cierre de sus locales y bajará la persiana de la fábrica instalada en la localidad bonaerense de Benito Juárez. La decisión dejará sin empleo a alrededor de 200 trabajadores. La medida se inserta dentro de un programa de reestructuración a escala global de la compañía. Al comunicar la definición a los sindicatos, los directivos de la firma sumaron otros dos causales al cierre definitivo: la caída en las ventas, que ya los había llevado a cerrar su planta en La Rioja durante 2017, y la ausencia de un grupo empresario dispuesto a asumir el licenciamiento y la distribución de las marcas para sostener la producción local. La firma aseguró que abonará la totalidad de las indemnizaciones.

El sector textil y la industria de la indumentaria son dos de los rubros más afectados por el programa económico del gobierno. La apertura comercial, el derrumbe del mercado interno, el incremento en los insumos importados tras la devaluación y las altas tasas de interés motorizaron el cierre de fábricas, despidos masivos y precarización laboral. El sector textil se desplomó 36,3 por ciento en diciembre y cerró 2018 con un rojo acumulado del 10,7 por ciento. La industria de la indumentaria, por su parte, cayó 15,5 por ciento en diciembre y acumuló un retroceso del 7,8 por ciento en doce meses.

“Se ha tomado la decisión de finalizar sus actividades en Argentina durante el año 2019”, indicó la fabricante estadounidense a través de un comunicado. La empresa sostiene que la retirada del país forma parte de la división en dos del holding anunciada el año pasado. La firma estadounidense produce y comercializa reconocidas marcas de indumentaria, calzados y accesorios como The North Face, Jansport, Timberland, Vans, Reef y Eastpak. Esas etiquetas quedarán dentro de VF Corporation mientras que el negocio de los jeans -Lee y Wrangler- y los outlets será concentrado por la flamante Kontoor Brands.

El sector textil se desplomó 36,3 por ciento en diciembre y cerró 2018 con un rojo acumulado del 10,7 por ciento.

La medida anunciada para Argentina implica el cierre de una planta en Benito Juárez donde trabajan 45 operarios. El resto de los asalariados se desempeñan en los locales. En total, 200 familias perderán su fuente de ingresos. Aunque fue presentada como parte del proceso de transformación a escala mundial, la decisión se suma al cierre de las instalaciones en La Rioja en 2017, donde perdieron el empleo 120 trabajadores. Entonces el argumento principal fue la caída en las ventas.

A lo largo de los últimos meses, el Ministerio de Producción y Trabajo desestimó los reiterados reclamos de medidas para amortiguar la crisis realizados desde las distintas cámaras. La cartera que encabeza Dante Sica no solo rechazó brindar beneficios impositivos o medidas de protección comercial sino que también se mostró esquiva a permitir que las firmas accedan al Repro. A diferencia de otros episodios de crisis el gobierno vedó el acceso al programa donde el Estado se hace cargo de una porción del salario de los trabajadores para evitar despidos y suspensiones.

La única alternativa en el menú oficial es la flexibilización laboral. Desde la Secretaría de Trabajo promovieron la inclusión en los convenios colectivos de un conjunto de instrumentos previstos en la fallida reforma de hace dos años. Si bien la iniciativa recibió un inédito rechazo bilateral desde los sindicatos y las cámaras empresarias, el secretario Lucas Aparicio sigue presionando en ambos frentes para lograr su cometido.