Posted on

Lo dijo en La Plata. A su entorno le preocupa el estancamiento de Macri en provincia tras el repunte.

María Eugenia Vidal reconoció a empresarios que podría perder las primarias de agosto contra Axel Kicillof y los encomendó a que la ayuden para las generales de octubre donde se definirá su suerte.

Lo hizo en un encuentro en la gobernación junto al intendente de La Plata, Julio Garro. La gobernadora llamó a seguir apoyando a pesar del resultado que ya da como derrota en el primer round contra el ex ministro de Economía de Cristina Kirchner. Vidal recibió a los empresarios en un salón contiguo a su despacho y fue muy franca en su descripción de la situación política. El mensaje realista no parece inocente.

En la provincia están preocupados porque tienen medido que la gente que no va a votar es en su mayoría votante de Cambiemos. De ahí a que la mandataria haya encendido una luz amarilla para despabilar a los que apoyan su gobierno.

En ese mismo sentido, como anticipó LPO, en el Gobierno estaban preocupados por el exitismo en las filas de Cambiemos tras el repunte de Mauricio Macri en las encuestas, porque creían que desmovilizaría a la militancia y al votante propio.

Ese repunte se frenó en las últimas semanas. Más que nada porque en la levantada, Macri logró fidelizar el voto duro que lo acompañó en elecciones anteriores y está desilusionado con su gestión. Pero ahora la pelea ya no es por volver a enamorar a los desencantados sino que es un mano a mano con Alberto Fernández y Cristina por el voto de los indecisos.

Por otra parte, en el entorno de la gobernadora no tienen bien medido cómo jugará el votante bonaerense que elegirá a nivel nacional a Roberto Lavagna y a José Luis Espert, que se quedó sin candidato en la provincia por un fallo judicial.