Posted on

Aunque el torneo reparte millones de dólares para quienes se destaquen en el campo, afuera algunos productos son más accesibles que un festival, recital o partido importante en nuestro país.

Este jueves comienza una de las citas más importantes del año para el mundo del golf: el Masters. Como todos los años, se disputa en el selecto Augusta National, que tiene entre sus socios a Bill Gates, y recibe a los mejores jugadores del mundo. Además del tradicional saco verde, el ganador recibirá la módica suma de 1,98 millones de dólares.

Sin embargo, no todos son números exorbitantes en el Masters. En las últimas horas se hizo pública una imagen con los precios de comidas, snacks y bebidas dentro de la cancha. En varios casos, no distan de los que se pueden pagar en un evento importante en Argentina, sea un partido de fútbol, un festival o un recital internacional. En algunos puntuales, hasta son más accesibles.

Como se puede ver en la imagen anterior, una gaseosa (“Soft drink” en inglés) sale 2 dólares allí, unos 85 pesos a la cotización actual. En Argentina, la misma se puede conseguir a 100 pesos en un partido de la Superliga y a 110 en un festival o recital internacional.

A la hora de la comida, ofrecen una variedad de sándwiches calientes que van desde 1,50 dólares (67 pesos) hasta los 3 dólares (133 pesos) en el caso de los más completos. En Argentina, una hamburguesa cotiza alrededor de los 150 pesos en un partido de la Superliga y de 200 pesos en adelante en muchos festivales y recitales.

Por la mañana, ofrecen productos de pastelería como muffins a 1,50 dólares (67 pesos), precio similar a los 70 pesos que cuesta una pequeña dona en un festival aquí. Y para quien quiere un snack, un paquete de galletitas saladas o una banana salen un dólar (44,25 pesos) en la cita más selecta del golf mundial.