Posted on

Aurelius Capital había firmado el acuerdo propuesto por Mauricio Macri en 2016. Sin embargo, ahora avanzó en su demanda contra el país y las consecuencias pueden traer grandes problemas a futuro.

Producto de la apertura financiera propiciada por Cambiemos, un fondo buitre vuelve a arremeter contra Argentina. La demanda es superior a los U$S 80 millones y argumentan errores en los cálculos con los cuales se estimaban los pagos que realizaba el país.

El fondo Aurelius Capital Management, uno de los holdouts que firmó el acuerdo con el Gobierno en 2016, confirmó que seguirá adelante con una nueva reclamo contra Argentina. La justicia de los Estados Unidos decidió continuar con un reclamo por U$S 84 millones, que fue iniciado en enero pasado.

Aurelius afirma que Argentina no calculó correctamente los pagos que correspondían a los tenedores de bonos vinculados al PBI por una supuesta manipulación del INDEC durante 2013. Estos bonos establecen pagos adicionales basados en el desempeño de la economía y se emitieron en relación con reestructuraciones de deuda en 2005 y 2010.

Sin embargo, el monto podría ampliarse a más de U$S 3.000 millones si se suma el resto de los bonistas, lo cual está dentro de las posibilidades. Además, como la dilatación de juicios de esta naturaleza suelen durar años, la tasa de interés puede multiplicar la cifra.

El origen de la demanda no es el cambio de la base de cálculo en sí, ya que el Gobierno está legalmente habilitado para realizar esas modificaciones. El cuestionamiento pasa por la “sospecha” de que esa modificación se hizo para no realizar los pagos correspondientes.

En diálogo con El Destape, el exviceministro de Economía durante el período en que Aurelius estipula en su demanda, Emmanuel Álvarez Agis, señaló que “esto es producto de las políticas de Macri y el haber cedido ante los buitres en su momento”, y ponderó que “el proceso de reestructuración de deuda de Argentina fue respaldado por 137 países en la ONU”.