Posted on

Será en los próximos 10 días y el gobernador insiste en que no se pronunciará a favor de ningún candidato presidencial.

Alberto Fernández llamó a Juan Schiaretti el fin de semana y acordaron reunirse en Córdoba la semana que viene,  aunque el gobernador por ahora se resiste a pronunciarse a favor de su candidatura presidencial.

“No hay cambios: vamos a seguir neutrales y apoyando nuestra lista de diputados nacionales”, aclararon a LPO desde Córdoba, tras confirmar la conversación que Fernández había relatado en una entrevista por radio 10. “Con el Gringo tuve una muy larga y linda charla. Tenemos que sumar a todos y entender que tenemos un compromiso en común que es hacer un país federal”, solicitó.

La excusa de su llamado fue la pelea que los gobernadores están dando para frenar la reducción compulsiva de impuestos dispuesta por Mauricio Macri tras su derrota electoral, que según Alberto redunda en una merma de 1500 millones de dólares en coparticipación federal a las provincias. 

Este miércoles, como adelantó LPO, la mayoría de los gobernadores opositores se reunirán en el Consejo Federal de Inversiones (CFI) para definir un documento de protesta contra el Gobierno. Schiaretti no estará pero enviará a su ministro de Finanzas Osvaldo Giordano a una juntada previa con sus colegas.

Como anticipó LPO, la victoria de Alberto en las primarias por mayor diferencia que la esperada aumentó la presión al gobernador para abandonar la neutralidad y apoyar la unidad peronista, como la mayoría de los más de 200 intendentes del PJ de Córdoba y muchos sindicatos locales.

En su entorno aseguran que los alcaldes aceptan su silencio tras lograr 16 puntos con la boleta corta de diputados nacionales, lo suficiente para renovar las dos bancas que ponía en juego.

Además, recuerdan que un 60% de los votantes de esa lista apoyó a Macri y los resultados así lo indican: los diputados de Juntos por el Cambio quedaron 9 puntos debajo de la boleta del presidente.

Este martes los candidatos schiarettistas, diputados nacionales y miembros del Gabinete como el ministro de Gobierno, Juan Carlos Massei, recibieron a intendentes en representación de cada uno de los 24 departamentos y el discurso fue el mismo: apoyar la boleta corta y libertad de acción para la pelea presidencial. 

Sin embargo, los medios cordobeses reflejan que hubo críticas al Gobierno por la devaluación y la caída de la recaudación, o sea, una neutralidad a medias. De hecho, a la fecha no hay previsto un nuevo encuentro de Schiaretti con Macri o Pichetto, tan frecuentes antes de las primarias. 

De no conseguir un apoyo explícito del gobernador autónomo más poderoso, Alberto se conforma con mostrar varias fotos hasta octubre con el gobernador más buscado y, de máxima, sumarlo al compromiso con 14 gobernadores firmado en Rosario, antes del acto con todos los mandatarios en el monumento a la bandera.  

La campaña retoma formalmente el 7 de septiembre pero esta semana Fernández viajará a Mendoza para apoyar a Anabel Fernández Sagasti, la senadora de La Cámpora que el 29 de septiembre competirá por la gobernación.

Mendoza es una de las provincias en las que confía en crecer, como también Santa Fe y Córdoba, la que peor lo trató en las primarias, con una derrota de 48 a 30. Un margen más estrecho lo dejará más que conforme. Y para eso lo llama seguido al “gringo”.