Por tercera vez en un año, los israelíes votan mañana en elecciones generales

En medio de un clima social de apatía y de un contexto político de empate, millones de israelíes volverán mañana lunes a las urnas para los terceros comicios generales en los últimos 12 meses y todos los pronósticos indican que el primer ministro Benjamin Netanyahu y el líder de la oposición Benny Gantz tendrán otra noche electoral con final incierto.

Hace casi un año, el primer ministro disolvió el parlamento por falta de apoyo y llamó a elecciones, una cita que repitió dos veces sin conseguir una mayoría clara ni aliados con los cuales gobernar otros cuatro años. Su principal rival, el ex jefe del ejército y líder de la flamante alianza Azul y Blanco Gantz, le pisó los talones las dos veces y tampoco logró juntar socios para formar un gobierno de coalición y terminar con una transición que parece no tener fin.

Tras la última elección fallida, el presidente Reuven Rivlin volvió a llamar a elecciones y mañana cerca de seis millones y medio de israelíes tendrán una nueva oportunidad de elegir a los miembros de la Knesset (parlamento) y, en consecuencia, al próximo gobierno.

Esta tercera elección tiene, además, un nuevo condimento: el premier Netanyahu fue acusado formalmente por varios cargos de corrupción y debe sentarse enfrentar su juicio a partir del próximo martes 17.

Pero este golpe judicial no parece haber sido suficiente para descartarlo como posible ganador.

En el último tramo de la campaña, el promedio de las encuestas le otorgó a su partido, el Likud, una pequeña ventaja sobre la alianza de Gantz: 33 bancas contra 32.

El último sondeo publicado el viernes pasado volvió a ubicarlos en un empate con 33 bancas cada uno.

De confirmarse ese escenario, el país volvería a repetir el mismo escenario de empate de las últimas dos elecciones, en el que ni el Likud ni la alianza Azul y Blanco logran acercarse a los 61 diputados necesarios para formar gobierno.

La clave, una vez más, será si consiguen convencer a los siete partidos minoritarios con posibilidades de conseguir bancas de aportar los 28 o 29 diputados que necesitan.

En enero pasado, varios partidos de la ultraderecha decidieron presentarse juntos en las elecciones de mañana, entre ellos Hogar Judío del actual ministro de Educación de Netanyahu y Nueva Derecha, del ministro de Defensa.

El bloque de partidos ultraderechistas será prácticamente el mismo que obtuvo siete escaños en las elecciones de septiembre del año pasado.

En paralelo, el Laborismo y el tradicional partido de la izquierda sionista Meretz también anunciaron una alianza electoral, una decisión que busca garantizar que ambos superen el umbral necesario para entrar en el parlamento. En abril pasado, Meretz apenas lo hizo.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/202003/436668-por-tercera-vez-en-un-ano-los-israelies-votan-manana-en-elecciones-generales.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *