Posted on

Las cifras provienen de un informe elaborado por la Universidad Católica Argentina, donde alerta que uno de cada tres niños padece hambre.

Un informe de la Universidad Católica Argentina alerta que casi la mitad de los niños del conurbano reciben asistencia alimentaria. Además, el acceso al agua también se presenta como un problema de primera necesidad en una de las zonas más populosas del país.

El Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA elaboró un documento sobre el deterioro de la cobertura de alimentación gratuita y el acceso al agua potable en niños del Gran Buenos Aires durante el período comprendido entre 2017 y 2018.

De este modo, detallaron que la inseguridad alimentaria total fue del 35,8% en el tercer trimestre de 2018 en Gran Buenos Aires, del 17,4% en cuanto a la inseguridad alimentaria severa, y llega a 40,3% la cobertura de alimentación gratuita. Esto quiere decir que casi la mitad de los niños recibe asistencia en comedores comunitarios.

La muestra nacional de la Encuesta de la Deuda Social Argentina tomó 5.860 hogares y 5.479 niños, niñas y adolescentes, mientras que la muestra del conurbano bonaerense en 2017 y 2018, sumó 4660 hogares, y 5844 niños, niñas y adolescentes de 31 partidos del conurbano, y a nivel nacional 11.417 hogares y 11.694 menores. Respecto al acceso a la red de agua y el déficit para que los niños puedan acceder a ese derecho, se expone que la cifra alcanza al 14% de los hogares de la Argentina urbana y al 18% de los niños, niñas y adolescentes.

En el caso del Conurbano bonaerense, esos niveles casi se duplican, y muestran cifras de 27% y 32%. Así, uno de cada tres niños sufre problemas para acceder al agua potable y a una alimentación que brinde los nutrientes indispensables para el desarrollo.