Nuevas olas, aumento de contagios, escasez de vacunas y elecciones: el panorama de la pandemia en Sudamérica

Argentina está a la espera de una temida segunda ola de la pandemia de coronavirus. Con récord de muertes, Brasil enfrenta una tragedia absoluta. En Paraguay ya no hay lugar en los hospitales. Chile, Ecuador y Perú preparan elecciones en medio de la crisis sanitaria. En Chile y Uruguay avanzan exitosas campañas de vacunación mientras padecen el peor momento de contagios y refuerzan restricciones.

Un año después de la llegada de la pandemia a la región, la incertidumbre es el común denominador que recorre a los países que ponen en marcha estrategias diferenciadas.

Unos vuelven a cerrar fronteras, declaran nuevas cuarentenas y limitan la movilidad ciudadanaincluso con toques de queda; otros confían en la responsabilidad de la gente que, en muchos casos, es inexistente: abundan las concentraciones masivas de todo tipo en playas, calles y centros comerciales; el mal uso o la ausencia de barbijos es una constante, tanto como la evasión a las medidas de prevención.

El agotamiento ciudadano es generalizado en un momento en que rige la alerta por la expansión de las nuevas variantes del coronavirus que son todavía más contagiosas, como la brasileña. Y justo en medio de la escasez de vacunas, que van llegando a cuenta gotas a la región porque la producción ha sido acaparada por los países ricos que, además, se negaron a liberar las patentes.

Argentina: advertencias

El presidente Alberto Fernández realizó la semana pasada una inesperada cadena nacional para advertir sobre la inminente segunda ola de contagios que se esperan en el país. Contrario a las especulaciones que se habían dispersado, no anunció nuevas restricciones, pero sí confirmó la continuidad del cierre de fronteras para turistas extranjeros que rige desde el año pasado.

También desalentó los viajes al exterior. Además, no será tan fácil el regreso de los 30.000 argentinos que andan paseando por el mundo a pesar de la pandemia, ya que, a diferencia de lo que ocurrió el año pasado, el Gobierno no hará repatriaciones.

Fernández explicó que solo 18 países han recibido el 88 % de las vacunas que se han distribuido en el mundo. Y solo 15 ya obtuvieron más del 10 % de las vacunas que compraron. “Esta es la realidad del mundo de 2021: la escasez, la desigualdad y la demora de las vacunas”, dijo.

Argentina, que acumula 2,2 millones de contagios y 54.517 muertes, cuenta con las vacunas Sinopharm (China) y Sputnik V (Rusia). Hasta ahora ya aplicó 3,2 millones de dosis y confía en superar los cinco millones en abril para terminar de dejar atrás el escándalo por la vacunación privilegiada que recibieron decenas de personas que se “adelantaron a la fila” y que culminó con el despido del ministro de Salud, Ginés González García.

Bolivia: llegan vacunas

Los bolivianos recibieron el fin de semana la buena noticia de la llegada de 228.000 dosis de la vacuna Oxford AstraZeneca, que servirán para inocular a 144.000 ciudadanos.

El cargamento fue posible gracias a la iniciativa Covax encabezada por la Organización Mundial de la Salud que, en total, prevé entregar a este país 672.000 dosis a más tardar en abril, que se suman a los 5,2 millones de vacunas Sputnik V que Bolivia le compró al laboratorio Gamaleya y cuyos primeros lotes comenzaron a llegar a fines de enero.

Hasta ahora, han sido vacunas 167.000 personas en un país en el que se han registrado 264.634 contagios y 12.060 muertes.

La vacunación es uno de los temas prioritarios del Gobierno de Luis Arce, quien el jueves estará en México para ver a Andrés Manuel López Obrador, con quien reiterará el llamado para que los países ricos liberen las patentes de las vacunas con el fin de universalizar su producción y acceso.

Brasil: la desolación

En Brasil a diario están muriendo más de 2.000 personas por coronavirus. Los servicios de salud están colapsados. La ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivos oscila entre el 80 % y el 90 %. O ya es total, como en el caso de Brasilia

A pesar de que este es el país que más sufre el impacto de la pandemia en la región, el presidente Jair Bolsonaro continúa con su estrategia de minimizar la emergencia sanitaria y se niega a poner en marcha una estrategia de prevención y atención efectiva. Es el único presidente que no impulsa una campaña de vacunación masiva.

Ello explica que hasta ahora solo hayan sido vacunados alrededor de 13,5 millones de brasileños, lo que representa el 1,57 % de la población. Y las expectativas de acelerar la inmunización son tan escasas como las propias vacunas. Por ahora, solo han llegado cargamentos de la Sinovac (China) y Oxford- AstraZeneca (Gran Bretaña).

Además de la negligencia de Bolsonaro, Brasil padece otro factor de gravedad, ya que en el Amazonas, en la ciudad de Manaos, se descubrió una nueva variante del coronavirus que se propaga más rápido y que es el motivo por el que países vecinos están reforzando sus fronteras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Om Radio de San Clemente - omradio.ar
Nuevas olas, aumento de contagios, escasez de vacunas y elecciones: el panorama de la pandemia en Sudamérica