Posted on

Hablan de replicar el “modelo Granados”. El kirchnerismo menciona a la ex ministra Cecilia Rodríguez.

Los intendentes del peronismo bonaerense, en tándem con Sergio Massa, empezaron a manifestar que el próximo ministro de Seguridad de Axel Kicillof debe tener un perfil “político” y un liderazgo propio.

El pedido contrasta con las intenciones del kirchnerismo, donde como anticipó LPO se menciona para manejar la cartera a la ex ministra nacional María Cecilia Rodríguez, actualmente funcionaria de Jorge Ferraresi en Avellaneda. 

En el Frente Renovador y entre los intendentes ya imaginan un “modelo Granados”, similar al que el “Sheriff” implementó durante el paso por Seguridad durante la gestión de Daniel Scioli. También hablan de una figura con peso propio y de buen diálogo con los municipios, con el que puedan negociar. 

“Tiene que ser un político. Si pasó por algún área de Seguridad, mejor”, lanzó un intendente a LPO, que aclaró que es fundamental que tenga un liderazgo “independiente” del kirchnerismo duro. En ese grupo algunos mencionan a Mariano Cascallares, que suena para algún ministerio, aunque desde su propio entorno minimizan la idea porque no está ligado a seguridad. 

Rodríguez.

Massa y los intendentes quieren un "político" como ministro de seguridad de la Provincia

  • Guardar

Por Lucia AisicoffHace 2 horas

Los intendentes del peronismo bonaerense, en tándem con Sergio Massa, empezaron a manifestar que el próximo ministro de Seguridad de Axel Kicillof debe tener un perfil “político” y un liderazgo propio.

El pedido contrasta con las intenciones del kirchnerismo, donde como anticipó LPO se menciona para manejar la cartera a la ex ministra nacional María Cecilia Rodríguez, actualmente funcionaria de Jorge Ferraresi en Avellaneda. 

En el Frente Renovador y entre los intendentes ya imaginan un “modelo Granados”, similar al que el “Sheriff” implementó durante el paso por Seguridad durante la gestión de Daniel Scioli. También hablan de una figura con peso propio y de buen diálogo con los municipios, con el que puedan negociar. 

“Tiene que ser un político. Si pasó por algún área de Seguridad, mejor”, lanzó un intendente a LPO, que aclaró que es fundamental que tenga un liderazgo “independiente” del kirchnerismo duro. En ese grupo algunos mencionan a Mariano Cascallares, que suena para algún ministerio, aunque desde su propio entorno minimizan la idea porque no está ligado a seguridad. 

Llamativos elogios de Cecilia Rodríguez a La Bonaerense en un acto junto a Kicillof

Massa, al igual que Kicillof, es estricto con la idea de sostener el hermetismo sobre los cargos hasta que pase la elección de octubre. Sin embargo, en el Frente Renovador algunos especulan con que el próximo ministro podría surgir de sus filas. Su máximo referente en materia de Seguridad es Diego Gorgal, que siempre encabezó sus equipos, aunque para un cargo bonaerense mencionan antes a Jorge D’Onofrio, oriundo de Pilar y ligado a temas de seguridad y justicia, y también a Ramiro Gutiérrez. 

En la mesa chica de Kicillof aseguran que ya empezaron a estudiar el tema de seguridad, abocados todos los referentes de su mesa chica a problemáticas estrictamente económicas, como su plan para la industria y su salvataje a las pymes. Desde el kirchnerismo dan señales a favor de Rodríguez, quien sorprendió hace poco más de un mes en La Plata cuando aprovechó la presentación de un libro para trazar un crudo diagnóstico sobre la seguridad en la Provincia. Su análisis parecía más una plataforma de gobierno, lo que alimentó versiones de su posible desembarco en el gabinete. 

Los intendentes cercanos a Alberto Fernández empiezan a dar indicios de querer marcar la cancha, aunque de modo sutil, en una puja que -aseguran- no tendrá tintes de pelea sino de negociación. “Necesitamos a alguien cercano para poder tener injerencia en el tema. La gente nos reclama a nosostros”, se apura un dirigente de la tercera sección en diálogo con este medio. 

Algunos ya especulan con que Kicillof les abrirá el juego en todas las áreas no económicas e incluso analizan que podría ser una “buena jugada” del ex ministro no asumir de lleno el conflicto que representa poner a alguien propio en uno de los ministerios más calientes. “Los intendentes vienen pidiendo tener responsabilidad en la seguridad porque la gente los reclama. Sería un gesto inteligente de Axel de conversarlo con nosotros”, dicen en el peronismo.