Posted on

Quieren volver a jubilarse a los 65 años y recuperar el 82%. Contactos con el Patria y reuniones con directores.

En cada ciudad que pisa Axel Kicillof habrá un trabajador del Banco Provincia que le planteará al candidato del Frente de Todos la necesidad de volver atrás con la reforma previsional que impulsó María Eugenia Vidal.

Esa presión “amigable” es parte la estrategia de los trabajadores del banco para apuntalar una serie de necesidades a un eventual próximo gobierno.

Fuentes del banco destacan que recomponer el sistema jubilatorio que gozaban los trabajadores del Banco será un proceso complejo y por sobre todo muy largo.

Además de los contactos en el interior bonaerense, los trabajadores mantienen contactos fluidos con el Patria y con los directores del Banco que responden al peronismo. Con Sebastián Galmarini y Juliana Di Tullio hubo contactos en los últimos días.

Un dato importante es que varios referentes de La Bancaria integran las listas del Frente de Todo, en especial en los distritos.

Fuentes de La Bancaria, consultadas por LPO, aseguran que la prioridad es recuperar lo que los trabajadores perdieron con la reforma que Vidal impulsó en 2017. Esos cambios implicaron una suba en la edad de jubilación de 57 a 65 años y un recorte en los haberes del 82% a un 60%.

Fiel a su estilo, Kicillof recepta los planteos de los bancarios pero no emite señal alguna de lo que hará con el tema.

Pero el planteo que bajan de La Bancaria es más amplio. “Apostamos a encaminar el banco hacia una matriz productiva”, dice a LPO el titular de la Comisión Gremial Interna del Bapro, Santiago Etchemendi.

Los trabajadores tampoco quieren la continuidad de los descuentos del 50%. “Suena muy lindo y sabemos que es necesario, pero lo cierto es que le genera una pérdida muy grande al banco”, asegura Etchemendi.

Agrega que no genera trabajo, tampoco levanta el consumo de la provincia “y está en relación directa con el traslado de fondos a grandes cadenas de supermercados”, dice.

La urgencia está focalizada en modificar la reforma previsional que aprobó la Legislatura bonaerense en diciembre de 2017. Por entonces, la Gobernadora decidió ponerle fin a un déficit de entre 4.000 y 5.000 millones que obligaba a la Provincia a tomar deuda para cubrir el gasto que ocasionan 7.000 jubilaciones que van de 40.000 a 150.000 pesos..

El gobierno venía con el respaldo de la elección legislativa de octubre por lo que avanzó rápido a los pocos días de que asumieran los nuevos legisladores. Consiguió como aliados algunos sectores del peronismo que le permitió sortear el fuerte rechazo del masissmo y el kirchnerismo duro.

Desde el directorio del Banco reconocen los problemas de rentabilidad que tiene la banca estatal de la provincia: desmanejos, tope a los créditos UVA, promociones del 50% de descuento para todos los sectores sociales.

Ese programa de descuentos que se aplica dos veces al mes tiene un impacto de unos 4500 millones de pesos sobre las arcas de la banca pública.