Posted on

Vencen a los cuatro años y si alguno se aprovisionó con suficiente cantidad como para hacer una empanada de vigilia este Viernes Santo con una latita comprada en 2015, hizo el mejor de los negocios.
Cuando en diciembre de 2015 el por entonces ministro de Hacienda Alfonso de Prat-Gay anunciaba el fin de los controles cambiarios sostuvo que si el dólar estaba cerca de los $16 era porque el flamante gobierno de Mauricio Macri estaba haciendo mal las cosas. Por entonces, la lata de atún al natural de primera marca de 170 gramos costaba $25,25.

Comprarla, hubiera sido una gran inversión. Vencen a los cuatro años. Su larga duración se debe a ciertos tratamientos a las que son sometidas. Un proceso de cocción que inactiva las enzimas responsables de su deterioro.

Además, se cubre con salmuera, aceite o alguna salsa especial para eliminar el oxígeno que haya en la lata. Se la somete a un proceso térmico de esterilización y se la cierra herméticamente. Una lata comprada el día que Prat-Gay liberó el mercado cambiario aún no venció. Su rendimiento económico supera al dólar e incluso a la onza de oro.

Tres años y algunos meses después, el cepo no es para el dólar -que cotiza a $43, lejos de los $16 planteados como parámetro para calificar la gestión- sino que para la lata de atún. Se vende en cajas antirrobo y su precio de lista es de $113, según una imagen de un hipermercado en el oeste del Gran Buenos Aires a la que accedió minutouno.com.

El aumento en la era Macri de la lata de atún de la marca más famosa fue de 447%. El kilo pasó de $150 a $664 para estas Pascuas. La onza de oro en mercados internacionales estaba u$s 1.050 el 17 de diciembre de 2015 y hoy cotizó alrededor de u$s 1.276. La suba en dólares es de menos de un 27% a razón de 6%, un poco de lo que rinden las Letras del Tesoro Nacional (Letes) que el Banco Central licita para aspirar dólares de los colchones.

Pero si se tomara el valor de la onza de oro de 2015 en pesos comparada con la actual, pasó de estar $143647,5 en la primera semana de la era Macri a $54.868 hoy después de la megadevaluación causada por la “tormenta” que hizo que pasaran “cosas” según el dixit duranbarbezco.

El oro entonces aumentó un 274% en tres años y algunos meses. Lejos estuvo de la lata de atún de primera marca que se incrementó un 447% respecto a los días previos a la Navidad de 2015. La inversión de la década para el que compró a granel y aún las tiene en la alacena prontas a ser abiertas para preparar las empanadas de vigilia de Pascua.

EN LA ARGENTINA NO HAY ATÚN
“En nuestro país no tenemos atún. El verdadero viene de la India y de Tailandia, que lo distribuye Uruguay. Algunos venden por atún lomito de gatuso o gallo blanco, pero los que tenemos un nombre y una trayectoria en el mercado del pescado no lo vendemos”, aclara a minutouno.com el empresario Antonio Mellino.

Gastronómico, comerciante en ferias y local de pescados y mariscos, Mellino explica que el aumento del precio tiene que ver con que la materia prima es importada. “Tengo el kilo de pulpo español a $1.000. Se vende pulpo blanco que es brasilero, pero no es el real. Tenemos una variedad de pescados hermosa en nuestro país, pero el importado es costoso”, detalla.

Así, como la materia prima del atún -y de la lata- son importados al incremento por la devaluación del peso hay que agregarle la inflación de estos años, los costos de logística y el lógico aumento estacional por las Pascuas. Sumando todos estos factores, el atún se convierte en un lujo que se ofrece en góndola como si fuera un celular o un reproductor de MP3 hace pocos años.