La falta de test y rastreos, las trabas para salir de la cuarentena

La cuarentena lleva 144 días y es la más larga del mundo. Fue exitosa en muchos sentidos: mantuvo el sistema médico sin saturar y le dio tiempo a ampliar su capacidad, contuvo el ritmo de los contagios y morigeró la mortalidad del virus al punto que hoy Argentina cuenta con menos de un cuarto de los muertos que tiene Chile por millón (106 vs 532) o Brasil (480).

No son logros para minimizar, pero la cuarentena no puede ser eterna y muestra signos de saturación relevantes: la economía va rumbo a perder el 12% de su PBI, la pobreza se disparó (con el consecuente deterioro para la salud de la población) y el costo psicológico de un encierro tan prologando es difícil de medir, pero evidente. Con un elemento que suma ansiedad: la ralentización de la curva estiro la llegada del famoso pico y ahora la Argentina vive con una curva ascendente de casos que parece no tener fin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *