Posted on

Es la sexta capital que pierde en el año. El vicegobernador Pesatti será el nuevo intendente. Cambiemos también perdió en la ciudad de Pichetto.

El radicalismo perdió este domingo en Viedma la sexta capital provincial en el año, en un síntoma del duro retroceso electoral que sufre el partido, arrastrado por la caída de la imagen del gobierno nacional.

El vicegobernador Pedro Pesatti obtuvo el 36% de los votos y desbancó a la UCR, que gobernaba la capital de Río Negro desde 2003. Con esta derrota, el radicalismo suma seis capitales provinciales perdidas en el año: Córdoba, Santa Fe, Paraná, Neuquén, Santa Rosa y Viedma.  

El candidato del frente oficialista Juntos Somos Río Negro era el favorito en las encuestas y aprovechó “la ola verde” de triunfos de la fuerza que conduce el gobernador Alberto Weretilneck, que además de imponer a su sucesora Arabela Carreras le arrebató a la oposición varios municipios.

Pesatti, un peronista que siempre renegó de la estrategia de Weretilneck de acercarse a Macri, le ganó la elección al candidato radical Mario De Rege, que alcanzó los 27 puntos. En tercer lugar se ubicó Evelyn Rousiot, del Frente de Todos, con el 20,9%. 

La mala elección del kirchnerismo se explica en gran parte por la división del espacio. Además de Rousiot, llevó como candidatos a Mario Sabbatella, que quedó cuarto con el 9,66%, y a Matías Chironi, quinto con el 3,4%.

Este domingo también se eligió al intendente de Sierra Grande, una pequeña localidad del sudeste de Río Negro donde inició su carrera política Miguel Pichetto, primero como concejal y luego como intendente. 

Sin embargo, la influencia del candidato a vicepresidente no tuvo influencia para Juntos por el Cambio, que perdió el gobierno municipal y quedó tercero. El kirchnerista Renzo Tamburrini, ex intendente, recuperó la ciudad con el 42 por ciento de los votos.