Posted on

El club argentino sufrió una estafa muy importante para las cuentas del club mediante una maniobra informática.

Boca debía recibir más de un millón de euros por la venta de de Leandro Pardes del Zenit de Rusia al PSG francés, pero la primera cuota nunca llegó a las arcas del club. Desde la entidad parisina aseguran haberla pagado.

La venta del mediocampista de la Selección en enero pasado se recibió como una gran noticia en Boca. Como parte del mecanismo de solidaridad por haber formado al futbolista, el ‘Xeneize’ debía quedarse con 1.299.377,48 euros de los 40 millones (aproximados) que pagó el PSG por el futbolista, no obstante, el primer pago nunca se acreditó y todo derivó en un conflicto.

De acuerdo con la información publicada por Omar Lavieri para Infobae la primera cuota (519.750,99 euros) fue acordada para el pasado 6 de marzo, pero seis días después de esa fecha, la entidad argentina se comunicó con el gigante francés para averiguar por qué se había demorado el pago. Finalmente, el 22 de marzo desde PSG confirmaron (con la documentación correspondiente) que la transferencia se había consumado y se acreditaría en un plazo de siete días, no obstante, el dinero nunca llegó a la cuenta boquense del Banco Macro.

En la puja entre el ambos clubes, los franceses resaltaron que la transferencia les figuraba como acreditada, mientras que Boca adelantó que reclamaría ante la FIFA, ya que al comprobante SWIFT (que identifica las transferencias internacionales) le faltaban datos que imposibilitaban su rastreo.

Pero desde el club de Neymar y Cavani respondieron con más documentos que comprobaban la transferencia. Y allí, los ‘Xeneizes’ detectaron algo raro: Los más de 500 mil euros habían sido transferidos a una cuenta en México a nombre de “OM IT Solutions S.A de CV”, pero antes había pasado por otra del Citibank en Nueva York a nombre de otra firma méxicana, “Vector Casa de Bolsa”.

Al observar el intercambio de mails entre ambas instituciones lograron detectar una trampa tan imperceptible que logró burlarse de una de las instituciones deportivas más poderosas de Europa. El dominio de los supuestos correos de Boca era bocajuniors.com.an, con una letra “n” final en reemplazo del verdadero, bocajuniors.com.ar, con una letra “r”.

Frente al robo virtual, la dirigencia ‘Xeneize’ inició una denuncia que recayó por sorteo en el juzgado federal de Ariel Lijo y la fiscalía de Federico Delgado.