Imparable crisis racial en EEUU, Jacob Blake “ha estado luchando por su vida” y se encuentra paralizado tras ser tiroteado por la Policía de Wisconsin, sostiene su familia

Jacob Blake —afroamericano que el pasado domingo recibió al menos 7 disparos por parte de un policía de la ciudad de Kenosha (Wisconsin)— “ha estado luchando por su vida“, declaró este 25 de agosto su madre, mientras que los abogados de la familia señalaron que el hombre de momento se encuentra paralizado, después de que balas dañaran su columna vertebral.

“Se necesitará un milagro para que Jacob Blake Jr. vuelva a caminar”, dijo el abogado Ben Crump. Por su parte, el abogado Patrick Salvi detalló durante la misma rueda de prensa que al menos una bala pasó por una parte o toda su médula espinal, mientras que el hombre “tiene agujeros en su estómago”, le extirparon “casi todo su colon e intestino delgado”, y tiene daños en sus riñones e hígado, además de recibir un disparo en un brazo.

Al mismo tiempo, los abogados de la familia anunciaron que presentarán una demanda civil para “hacer rendir cuentas a los malhechores” y ayudarle a encontrar recursos para la atención médica que necesita.

En ese contexto, Crump declaró que exigen que el agente que disparó a Blake sea arrestado y otros policías, que “violaron las políticas y [reglas de] su formación”, sean despedidos. Además, solicitó que la Policía, fiscales y jueces toman medidas para poner fin a los casos como el de Blake. “No podemos cerrar los ojos ante la indiferencia deliberada”, enfatizó.

Respecto a las protestas, provocadas por el caso de Blake, su madre, Julia Jackson, condenó la violencia que se registró durante las acciones. “Mientras estaba conduciendo aquí, a través de la ciudad, noté mucho daño que no refleja a mi hijo o mi familia”, precisó, agregando que “si Jacob supiera” sobre “la violencia y destrucción, no estaría muy contento”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *