Exclusivo: los whatsapp de Stornelli con D’Alessio donde le encarga trabajos ilegales

El Destape accedió al procesamiento de Marcelo D’Alessio donde figuran las pruebas de su relación con el fiscal Stornelli.

Ya no quedan dudas: el fiscal Carlos Stornelli tiene una estrecha relación con Marcelo D’Alessio, a quien le encargó diversos trabajos de investigación ilegales. “Corroborada la relación entre Stornelli y D ́Alessio (…) se ha constatado que existen maniobras puntuales que revisten una gravedad institucional mayúscula que no es posible pasar por alto, en las que se constata la participación directa del fiscal, de D ́Alessio y de otros actores”, afirma el juez Alejo Ramos Padilla en el escrito donde procesó a D’Alessio.

Las pruebas de esta relación surgen de los peritajes a los celulares de D’Alessio realizados por la prefectura, sumado a las pruebas que presentó el empresario extorsionado Pedro Etchebest. El juez Ramos Padilla es claro cuando cuenta esa relación: “Investigaciones y espionajes que le reclamaba el Fiscal a D ́Alessio a quien consideraba un servicio de inteligencia de los Estados Unidos y a quien le pedía ‘merca’ (información), le solicitaba ‘investigaciones paralelas’ o ‘extraoficiales’ y hasta operaciones de espionaje para perjudicar a abogados que lo incomodaban”.

Ramos Padilla afirma que “existen elementos objetivos concordantes y convincentes acerca de la existencia de una vinculación real entre Marcelo Sebastián D ́Alessio y el titular de la Fiscalía Federal Nro. 4 de Capital Federal”, es decir, Stornelli.

El juez trabajó con la hipótesis de que se tratara de “trabajos” que no tuvieran que ver con la causa por extorsión denunciada por el empresario Etchebest, que aseguró que le pidieron dinero para beneficiarlo en la causa de las fotocopias de los cuadernos. Eso no lo hace menos grave, pero hubiera desligado a Stornelli de la extorsión a Etchebest. Sin embargo, dada la magnitud de los datos y las capturas de pantalla vinculadas a esta causa, el rol de Stornelli en la extorsión a Etchebest está lejos de descartarse.

“Se insiste, teniendo en cuenta el rol que cada uno tenía en esta relación en la que el fiscal le solicitaba información, investigaciones y tareas especiales –no ya a través de oficios judiciales sino a través de mensajes de WhatsApp – y Marcelo D ́Alessio se hallaba a su servicio cumpliendo con esta función a la perfección, aquel mensaje en la que este último le indica: ‘Lo de Pedro (se refiere Pedro Etchebest) me ocupo yo de avanzar personalmente con este sujeto’, adquiere otra relevancia”, sostiene el juez.

Los mensajes de Whastapp entre Stornelli y D’Alessio no dejan lugar a dudas sobre el tipo de relación que mantenían. El 10 de enero pasado, el diálogo fue:

Stornelli: – Como estas?

D’Alessio: – Qué olfato!!! Recién estaba con el AMIGO MM (¿Mauricio Macri? ¿Marcelo Mindlin? ¿Mario Montoto? No queda claro)

Stornelli:- Y?

D’Alessio:- Te quiere más q yo juaaaaaaaaaa

Stornelli:- Jsjaja

Stornelli:- Contame

D’Alessio: Toy con un PSA (Policía de Seguridad Aeroportuaria) Salgo y te llamo q no tiene por q tener info!!! Me das 15?

D’Alessio: Ah, ya le llegó anoche el mensaje al 1

Stornelli:- Si claro

Al día siguiente, el 11 de enero, Stornelli volvió a contactar a D’Alessio para pasarle unos datos acerca de un piloto llamado Jorge de nacionalidad peruana. “Yo me encargo” fue la respuesta de D’Alessio. El 14, Stornelli le consulta: “Averiguaste del peruano?”. La respuesta de D’Alessio fue: “Hola Carlos. Como estas? Espero esta semana poder resolver eso”. Durante el 14 le siguió enviando datos y el 16 de enero Stornelli le escribió “Gracias!” y le siguió haciendo preguntas puntuales sobre este piloto.

“Q sw puede hacer?”, inquirió Stornelli el 16. “Lo tenemos q ver personalmente”, le contestó D’Alessio. Las respuestas de Stornelli son increibles: “Dame merca que me ocupo”; “Merca quiere decir info”; “No me malinterpretes”. D’Alessio contestó “Juaaaaaaaaa”.

“Como ya se ha dicho -finaliza el juez el apartado sobre Stornelli -, D ́Alessio no era un simple extorsionador u operador judicial que habría girado a un fiscal descuidado, sino alguien que se

presentaba como agente de la DEA y se ponía al servicio del fiscal para realizar tareas de investigación y espionaje”.