Escándalo en Rosario por los presuntos vínculos de dos fiscales con la mafia de los casinos clandestinos

Una enredada trama de connivencia de policías y funcionarios judiciales con una banda que administra el negocio del juego clandestino y la extorsión en Rosario quedó al descubierto luego del allanamiento al domicilio del fiscal Gustavo Ponce Asahad, sospechado de haberles facilitado información sensible y de protegerlos de las investigaciones judiciales a cambio de dinero, todo ello en sociedad con Patricio Serjal, jefe los fiscales en todo el sur de Santa Fe.

El ataque al Casino City Center en enero pasado donde un sicario disparó contra el edificio y mató a un apostador, fue la punta del ovillo de la investigación que desnudó una oscura red que regenteaba garitos y extorsionaba empresarios a los que primero amedrentaban para luego cobrarles una cuota para “protección”.

Pero aquella investigación no solo reveló los pormenores del juego clandestino y los vínculos con sicarios y personajes del hampa barrial, sino también los vidriosos nexos con dos altos funcionarios y un empleado del Ministerio Público de la Acusación, quienes recibían dinero a cambio de lo cual generó un verdadero tembladeral en la provincia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *