Posted on

El diputado y ex ministro de Economía camina la provincia de Buenos Aires con una agenda de críticas al Gobierno por la inflación, el ajuste y el endeudamiento.

La visita de Axel Kicillof a Mar del Plata se ha convertido en un clásico veraniego durante los tres años de gobierno de Cambiemos. Acompañado por la diputada nacional y candidata a intendente por Unidad Ciudadana, Fernanda Raverta, llevó a cabo una agenda que incluyó un masivo acto en el centro de la ciudad, mateada en la playa, reuniones con empresarios y cena con militares del kirchnerismo.

Aunque no confirma candidatura a gobernador bonaerense, está caminando el territorio y critica con dureza la gestión de María Eugenia Vidal. En diálogo con El Destape, analizó la economía en la semana donde se conocieron los datos de inflación de 2018, habló de la necesidad de construir un frente opositor competitivo y detalló los ejes programáticos de una campaña que ,aún sin arrancar formalmente, se presenta intensa.

– En estos días, protagonizaste un acto con miles de personas y compartiste un encuentro con empresarios. ¿Cuáles son los reclamos en común que pudieron ver de ambos sectores?

Lo que sintió, y creo que es un factor común, es mucha angustia, miedo e incertidumbre. Un comerciante de Mar del Plata no sabe si va a seguir abierto o se le viene el invierno porque Mar del Plata sufre cuando baja la temporada, es una de las ciudades más estacionales en el terreno de la producción y la ocupación. Con lo cual, este momento es la oportunidad para acumular trabajo y si el turismo viene flojo no hay trabajo. Con Fernanda (Raverta) lo venimos charlando y están trabajando para que Mar del Plata sea una ciudad de todo el año porque, si bien el turismo es uno de sus corazones, también está el puerto, la industria textil, el sector maderero y la metalmecánica. Pero la sensación es de angustia, incluso del turista que vino a pasar unos días pero con privaciones. Esa angustia buscan focalizarla, a través de los medios oficialistas, en desmovilización, desesperanza y enojo con los políticos y la política. No lo están logrando, veo sectores incluso que no nos votaron o no nos quisieron que se están replanteando las cosas. Hay otra oreja, otra escucha. La concentración mediática es tan fuerte que tuvimos una inflación más alta en 27 años y no fue tapa de ninguno de los principales diarios del país. Si yo fuera ministro estaría mi foto, si a nuestro gobierno le hubiese pasado lo que le está pasando a este gobierno seriamos todos los días tapa. Hoy tenemos un desastre, y no por la pesada herencia o la tormenta internacional, sino por la política de Macri. No puedo decir que vamos a resolver la inflación en 5 minutos, como dijo Macri, pero sí que vamos a tener resultados mucho mejores en términos de empleos y bienestar. El gobierno que tenemos hoy es de puras mentiras.

– ¿Qué balance hacés del año económico luego de los números de inflación de 2018?

Es la peor de los últimos 27 años en un gobierno que prometió bajarla como prometió la llegada e inversiones, la creación de empleos y la apertura de industrias. Vinieron a mejorar todo y terminaron empeorándolo. Creo que el gobierno tiene un plan económico equivocado y mucho peor es su implementación. En el caso de la inflación es un desastre provocado. El gobierno estaba convencido que la devaluación de 2016 no se iba a trasladar a precios. No sé en qué país viven. En el 2018 con una devaluación del 100 por ciento que se llevó puesta a Federico Sturzenegger y después a (Luis) Caputo por decisión del FMI. Esto hizo que el gobierno se vaya dando cuenta que la ecuación era al revés y están tratando de evitar como sea la devaluación a través de una tasa de interés del 58 por ciento, la más alta del mundo, para que no se vaya al dólar. Lo que están haciendo es matar la actividad económica que es lo que vemos cuando la gente no llega a fin de mes. Evidentemente todo era mucho más complejo. Vos podes tener inflación de 1 o 2 por ciento, pero lo que tenés que hacer como gobierno es que el salario no pierda con la inflación, nunca podes permitir que se te atrasen salarios, ingresos y jubilaciones. Este gobierno tiene como objetivo bajar los salarios, entonces, ademas del problema de la inflación alta tenés otro problema que es la enorme distancia entre la inflación y los salarios.

– Has manifestado tu voluntad para competir como candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires. ¿Qué análisis haces de la gestión de María Eugenia Vidal?

No hay lanzada ninguna candidatura porque lo que queremos es armar un gran espacio opositor y muchas veces las candidaturas dividen. No es mi caso, creo que tenemos que armar un gran frente que pueda ganar las elecciones. Estoy recorriendo la provincia con ese espíritu porque es lo que nos está pidiendo la ciudadanía. En lo que refiere a Vidal, creo que hay una compleja maniobra de Marketing. Me parece que Vidal fue un factor central para que Macri sea presidente. La provincia de Buenos Aires ha sido la principal víctima del gobierno de Macri porque el programa de gobierno generó muchísima exclusión social, distribución regresiva del ingreso, concentración de la riqueza en pocas manos, desindustrialización, extranjerización y pérdida del trabajo y del poder adquisitivo.

– Todos hablan de unidad. ¿En qué estado se encuentra ese gran frente opositor?

El trabajo de la unidad, por ahora, ha dado frutos inmensos e inesperados. No sé si va rápido o lento, a todos nos gustaría que sea una cuestión de chasquear los dedos y estar todos juntos en contra de este modelo y a favor de una serie de principios y valores porque, a priori, uno piensa que con esos sectores y esos dirigentes que algunos fueron opositores de nuestro gobierno podríamos llegar fácilmente a acuerdos. Obviamente hay obstáculos que tiene que ver con personalismos, ambiciones desmedidas, enojos viejos y algunas cuestiones más profundas. El gran riesgo de la unidad es que sea solo electoral. Creo que tenemos que unir a los que actúan como opositores y para ser parte tener que ser opositor las 24 horas del días y no votar con el gobierno. Hemos tenido algunos avances, hoy estamos coordinando con Felipe Solá, Alberto Fernández, Hugo y Pablo Moyano o Juan Grabois. Antes estábamos dispersos y hoy pensamos una alternativa electoral potente y unificada. Después habrá siempre dirigentes que eligen quedar afuera y tendrán sus razones. Aquellos que no tienen una gran intención de voto pero quieren encabezar, están pidiendo más de lo que corresponde. Por eso digo que lo electoral es posterior, primero hay que caminar juntos y acompañar a los que están sufriendo y darle forma a esa unidad en el Congreso. No podemos tener cuatro bloques y que algunos voten con el gobierno, como hicieron con la fórmula de las jubilaciones. Bueno, calcularon mal. Pido esas actitudes, no alcanza con criticar a Macri a veces y preservar a Vidal. Veo muchas actitudes especulativas, algunas se están rompiendo y han modificado actitudes. Nosotros no prendemos tener razón, queremos ganar las elecciones con todos los que hagan falta para representar algo que ya esta hecho. En las bases, la unidad está terminada, el problema es de los dirigentes. Acá no hay tres opciones, o sos opositor o estás con el neoliberalismo de Macri, Vidal y Larreta.

– ¿El que ofrece una tercera opción está jugando para Macri?

Si la tercera opción tiene un programa similar al nuestro no es una tercera opción, entonces hay que dejarse de joder e ir todos juntos.

– Para que no sea solo una unidad electoral, tiene que discutirse ejes programáticos. ¿La campaña se presentará entre economía vs corrupción/seguridad?

Macri está perdiendo en economía, pero también en corrupción. Cada vez que arman una causa contra la oposición aparece un Macri involucrado.

– ¿Incorporar la seguridad y la corrupción es ir detrás de la agenda del gobierno o puede pensarse una línea de intervención en ese sentido?

Se incorpora, pero en su justo lugar. Creo que la bandera de la reindustrialización de Argentina, el crecimiento con inclusión, la integración regional y la distribución de la riqueza, las banderas como mayor democracia y mejor división de poderes, deben ser ejes de esta elección. Sino pasa como en la década del 90 cuando el menemismo tenía problemas económicos, pero se hablaba de la corrupción del gobierno. Terminó ganando la elección (Fernando) De la Rúa que venia a vender el avión presidencial para terminar con la corrupción, pero mantuvo el modelo económico con (Domingo) Cavallo de ministro. Hay que discutir las cuestiones centrales, sino es muy difícil. La corrupción hay que sumarla a nuestra agenda. Cualquiera que se pregunte quién tiene mas trayectoria para combatir la corrupción, esa persona no es Macri, quien estuvo involucrado en actos de corrupción en su gobierno o de la patria contratista mucho antes. Hablar de patria contratista es hablar de Macri, él y su banda no van a combatir nada. Me parece que sí tenemos que tener un agenda de corrupción seria que no es usar presuntos casos de corrupción para encarcelar al candidato con más intención de voto como pasó en Brasil. Esa es la agenda que quieren ellos, una justicia que aplique una vara selectiva en donde no hay que demostrar ni probar nada sino que busca perseguir a los que son acusados en los diarios.

– ¿Podría haber un escenario con Cristina similar al de Lula?

Ya está planteado. No que vaya a la cárcel, pero han pedido prisión preventiva sin pruebas contra la dirigente de la oposición más importante. Eso demuestra que ganas no les falta. ¿Cuál es el problema? Que no tienen condena y que cada vez que las causas avanzan no llegan a ningún lado. El otro día miraba con sorpresa como en la famosa “ruta del dinero k”, el principal testigo, ese tal Elaskar, fue al juicio oral a decir que lo apretaron para culpar al kirchnerismo, lo tuvieron seis meses fuera de circulación y lo amenazaron. Lo único que hay es humo, operaciones políticas. No hay que confundir eso con lucha contra la corrupción, para perseguir a la corrupción hay que cambiar las instituciones que fallan y discutir aspectos de la justicia.

– Si el año que viene venís a Mar del Plata, ¿te gustaría que sea como gobernador o Ministro?

El panorama del año que viene es claro. Me gustaría venir a una Mar del Plata que no esté gobernada por Cambiemos. Ese es mi principal objetivo y para eso estoy trabajando. Estoy conforme cada vez que vengo porque se junta mucha gente y podemos transmitir nuestro mensaje junto a gente como Fernanda que está haciendo el trabajo de hormiga para juntar todos los sectores que estaban dispersos. ¿Qué papel me gustaría en lo personal? Me gustaría que haya un gobierno muy distinto y lograr los objetivos con nuestros mejores hombres. Yo iré contribuyendo como siempre. Me ha tocado pasar por situaciones inesperadas y es como una constante en mi vida, no planifico ni pongo mi deseo por encima, mucho menos teniendo una conducción como la de Cristina Kirchner que muchas veces tiene en cuenta más variables. Donde me toque estar, estaré muy conforme, siempre y cuando sea para terminar con este desastre que esta haciendo Macri.