Posted on

El diputado nacional dialogó de la unidad de la oposición y sentenció: “mi candidato a presidente es Felipe Solá”.

Augusto Taglioni

Facundo Moyano pasa sus días descansando en la ciudad de Mar del Plata. Allí tiene una parte de su familia y el club de sus amores, Alvarado. Intercala viajes a la Capital Federal para participar de entrevistas y reuniones políticas y cuando regresa a la costa sigue de cerca el devenir político local, recorre barrios, se reúne con trabajadores y analiza muy críticamente al gobierno de Carlos Arroyo.

También, es una parte importante de Red por Argentina, el nuevo espacio que rompió con el Frente Renovadoren la Cámara de Diputados y lanzó la candidatura de Felipe Solá a la presidencia de la Nación. En ese marco, el diputado nacional recibió a El Destape en el hotel céntrico del Sindicato Único de Trabajadores de Peajes y Afines para conversar sobre el año electoral, la unidad de la oposición y los ejes que se deben trabajar para lograr ser gobierno. Marca un limite con el macrismo y “los que abonan a la división” y confía en que “los dirigentes lograron madurez para ser mejores de los que fuimos”.

Todos los dirigentes hablan de unidad opositora para estas elecciones. ¿Cuánto se está avanzando en ese sentido?

Nosotros, el espacio que conformamos con Felipe Solá, no hablamos de unidad, la estamos construyendo. Estamos hablando con todos los dirigentes de la oposición porque creemos que la unidad tiene que ser de todos, del peronismo en particular y la oposición en general con un solo límite: Macri y todo lo que abone al macrismo por eso también lo sumo a Juan Manuel Urtubey. El límite es Cambiemos y Urutubey que esta de ese lado, que desde la concepción política es parte de ese espacio y lo ha demostrado siendo parte de la estrategia del oficialismo para dividir a la oposición.

Por eso, desde Red por Argentina, decidimos dar el paso de abandonar el Frente Renovador porque no compartimos la idea de dos oposiciones. Para nosotros es una acto de soberbia hablar de unidad y excluir al kirchnerismo porque, más allá de las diferencias que pueden existir, es el espacio más importante. Uno de los trabajos para la unidad es alcanzar la madurez para dejar las diferencias en un segundo plano, porque la misión es construir un proyecto político capaz de ganarle a Cambiemos. Y no solamente capaz de ganar sino con capacidad de gobernar un país con serios problemas económicos, políticos y de divisiones. Creo que la grieta se resuelve gobernando bien. No se trata relatos, Macri prometio unir a los argentinos simplemente como una estrategia electoral.

Acá nadie se puede hacer el distraído. El que piense en dos oposiciones, sabe que le hace el juego a Macri. Yo espero que lo de Sergio (Massa), Lavagna y Pichetto sea una cuestión de especulación y no construyan una alternativa que no tiene demasiada potencia electoral pero que juega con una división que solo beneficia a Cambiemos. Yo quiero y espero que estos dirigentes puedan confluir en esa oposición unida que no solo tiene que pensar en clave electoral sino que tiene que tener una propuesta superadora de Cambiemos y del gobierno anterior. El gobierno es el ajuste, si, pero no podemos limitar a decir a eso, tenemos que ser superadores respecto de lo que fueron los últimos gobiernos peronistas también y construir un proyecto industrial, que defienda el trabajo de los sectores más vulnerables e impulse nuevamente el consumo.

Por otro lado, nuestro proyecto tiene que ser transparente, no podemos regalarle al gobierno la bandera de las transparencia. Hay que incluir ejes para la transparencia en la gestión pública. También es importantes proponer en materia de seguridad, ¿por qué solo Cambiemos puede hablar de seguridad? ¿Por qué nosotros solo hablamos de seguridad en términos preventivos? La pobreza genera inseguridad, sí, pero tenemos que hablar en términos represivos. No hablar de cómo combatir el delito es un error del progresismo. No hablo del maquillaje del gobierno con la baja de edad de imputabilidad, eso es para distraer y no van al fondo de la cuestión pero tenemos que ir hacia una serie de reformas integrales, por ejemplo, en el Sistema Penitenciario. Como proyecto progresista no podemos no hablar de seguridad, el delito hay que combatirlo castigando al que delinque.

¿Qué país recibirá el próximo gobierno?

El que tenga la responsabilidad de gobernar va a tener una pesada herencia, y esta sí va a ser real. Tenemos todos los problemas que dejó el gobierno anterior pero potenciados como inseguridad, inflación y variables económicas desordenadas y hay que agregarle una deuda externa que representa un 95 por ciento del PBI. Son todos los problemas de antes potenciados más el compromiso con los organismos multilaterales. Realmente es una pesada herencia, todo este relato del gobierno de echar culpas primero a los 12 años de kirchnerismo y como no le alcanzó empezaron a hablar de los últimos 30 y luego de los últimos 70 años, reivindicando la década del 30. La realidad es que el gobierno dijo que las cosas iban a ser de otra manera. No estaba en los planes ir al FMI, por ejemplo, un 50 por ciento de inflación, tampoco. Se mienten a ellos mismos.

Volviendo a la unidad , ¿qué rol esperas de Cristina en la construcción de la unidad?

No puedo determinar el rol de Cristina. Eso lo deberá hacer la fuerza política que ella lidera que es la más importante de la oposición. Esto tienen que reconocerlo hasta los antikirchneristas. Objetivamente es las fuerza más importante a nivel parlamentario y en representación territorial. Naturalmente, por ser la líder de ese espacio, va a tener un rol central en el armado y después ella y su espacio tendrán que decidir si es necesario que compita electoralmente.

¿Te gustaría una PASO entre Cristina y Solá?

Lo que te puedo decir es que mi candidato a presidente es Felipe Solá y vamos a intentar lograr esta misión que tenemos de unir a la oposición y al peronismo. Después, la capacidad de negociación y construcción nos dirá nuestros limites o fortalezas. Creo que Felipe reúne condiciones para gobernar el país y ser no solo un mejor presidente que Macri sino también puede ser una instancia superadora de los últimos gobiernos peronistas. Tenemos la madurez como dirigentes para lograr ser mejores de lo que fuimos.