Elecciones 2019: con un candidato que hace campaña desde la cárcel, Córdoba realiza comicios municipales

El radicalismo y aliados pone en juego la mayoría de las intendencias que van a las urnas este domingo. El curioso caso de Diego Bechis.

Rumbo a la carrera final del 12 de mayo, donde se elegirá gobernador, vice, 70 legisladores provinciales, el intendente de la Capital y cientos de intendentes de ciudades y comunas; este 14 de abril Córdoba tendrá su Súper Domingo donde 127 ciudades y pueblos elegirán sus autoridades municipales.

Córdoba tiene 427 ciudades y comunas, la mayoría gobernadas por el PJ; pero este domingo, la UCR y sus aliados de Cambiemos son los que pondrán en juego su poder en 86 municipios y 41 comunas. De los 127 pueblos y ciudades donde se vota el domingo, el radicalismo y sus socios aspiran a retener 72 intendencias y mostrar esas victorias como un empujón hacia el 12 de mayo; donde el gobernador Juan Schiaretti camina seguro hacia su reelección luego de la ruptura de Cambiemos Córdoba, que dividió sus votos en dos ofertas: el radical Mario Negri es candidato oficial de la Casa Rosada con el sello Córdoba Cambia; y el rebelde intendente capitalino, Ramón Javier Mestre, se presenta con la histórica boleta de la Lista 3 de la UCR.

Sin embargo, el termómetro político marcará lo que suceda en las 15 ciudades de más de 10 mil habitantes y particularmente en Villa Allende, Mendiolaza, Capilla del Monte y Pilar.

En Villa Allende, el ex golfista internacional Eduardo “Gato” Romero –es amigo del presidente Mauricio Macri- va por su reelección con el sello Juntos por Villa Allende, donde confluyen el PRO y el Frente Cívico de Luis Juez. A este frente adhiere la Coalición Cívica. Lo enfrentan el ex intendente radical Martín Ambort que es apoyado por la UCR, pero juega con el sello Avancemos, de los pañuelos celestes. El pejotista Héctor Colombo quiere volver a la intendencia –gobernó entre 2011 y 2015- con Unión por Córdoba, la vieja alianza delasotista, que ahora sumó al kirchnerismo local.

Con menos chances, también compiten Susana Rins del Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT), Daniel Bellón del Movimiento de Acción Vecinal –tiene apoyo subterráneo del PJ- y Graciela López del Encuentro Vecinal Córdoba, una militante del pañuelo celeste que quiere convertir a Villa Allende en la “capital nacional pro-vida”.

“El Gato” Romero recibió el apoyo a través de videos en las redes sociales de María Eugenia Vidal. El sector radical de Mario Negri también apoyó al ex golfista y el diputado y candidato a gobernador de Córdoba Cambia capitalizará el triunfo, rumbo a las provinciales del 12 de mayo. La Casa Rosada también buscará nacionalizar la victoria de Romero, pese a que sólo votarán poco más de 30 mil personas en 88 mesas. Los que conocen la realidad de esta ciudad del Gran Córdoba aseguran que “si gana Juntos por Villa Allende, la victoria es de “El Gato” Romero, porque pese a que hizo una gestión con altibajos, es un personaje muy querido en la Villa y tiene llegada en los sectores bajo, medio y alto”. A diferencia de hace cuatro años, esta vez, en la campaña del ex golfista no apareció Macri en los afiches.

En la vecina Mendiolaza, el radical Daniel Salibi busca su sexta reelección y tiene casi asegurada la victoria gracias a que el PJ juega dividido: el candidato con más posibilidades de destronar a Salibi era el concejal Nicolás Martínez Dalke; pero el Gobierno dividió al peronismo y lanzó la candidatura del funcionario provincial Tomás Grunhaut. Salibi es un radical de excelentes vínculos con el Gobierno provincial. El PRO y el Frente Cívico llevan a la macrista Adela Arning; además compiten el FIT y el Encuentro Vecinal Córdoba.

En Capilla del Monte, el radical Mario Negri puso a su hermana, la concejal María Gabriela Negri de candidata a intendenta por el sello Juntos por Capilla que reemplaza a la marca Cambiemos. La UCR busca retener el gobierno municipal; mientras que el PJ busca la victoria con Fabricio Diez; además compiten Marcelo Rodríguez (Compromiso Federal) y Osvaldo Oro (Unión Vecinal); y el kirchnerismo lleva de candidato a Federico Fiumato del Partido Solidario.

Un candidato que hace campaña desde la cárcel
En Pilar, una ciudad de 20 mil habitantes, se da un caso particular: el intendente radical Diego Bechis se fue de la UCR y armó un partido vecinal. Hace catorce meses fue detenido por corrupción cuando promediaba su tercer mandato: asumió en 2011 y renunció en octubre pasado cuando le denegaron la excarcelación.

En el transcurso de este año será juzgado por los delitos de defraudación por administración fraudulenta calificada, abuso de autoridad y asociación ilícita. Además, lo investiga la Justicia federal.

Técnicamente, al no estar condenado, Bechis es inocente; por lo que la Justicia Electoral lo habilitó para postularse a la intendencia. La jueza electoral de Córdoba, Marta Vidal, habilitó la candidatura de Bechis, al resolver que “en el caso de que el candidato resultara elegido y subsistiera su situación actual (que siguiera preso), podría enmarcarse en los supuestos de acefalía temporaria o definitiva según el caso, en los términos de los artículos 43, 44 y 45 de la Ley Orgánica Municipal 8.102”.

La ley dice que en caso de impedimento temporario del intendente (artículo 43), lo reemplazará el presidente del Concejo Deliberante, su vicepresidente primero o segundo, o el concejal que se designe a simple mayoría de votos; hasta que haya cesado el motivo de impedimento.

Si se tratara de acefalía definitiva (art. 44), asumiría el cargo un miembro del Concejo Deliberante por simple mayoría de votos. Cuando falten más de dos años para completar el período, el Concejo Deliberante deberá, en el término de 30 días, convocar a elecciones para designar a un nuevo intendente.

Desde su celda del complejo carcelario de Bouwer, Bechis hace campaña y se siente ganador: “Vamos a hacer todo lo posible para que antes del 10 de diciembre, el ciudadano Diego Bechis recupere su libertad. Además, en el juicio quedará demostrado que no cometió ningún delito”, señaló a los medios cordobeses el abogado Pablo Olmos, defensor de Bechis.

En caso de que el ex intendente gane las elecciones y siga preso sin juicio, “vamos a solicitar que le permitan asumir y luego pedir licencia, teniendo en cuenta que en febrero de 2020 se cumplen dos años de la prisión preventiva. Después de esa fecha, debería salir, si no se convierte en un prevaricato”, reclamó Olmos.

En Pilar compiten además de Bechis, otros nueve postulantes, entre los que destacan: el radical Leopoldo Grustrump (UCR), el peronista Luis Dendaris y Pedro Botta, ex socio vecinalista del candidato preso.