Posted on

Desde la gobernación de Córdoba advierten que hay una operación mediática para desgastar al dirigente peronista. Al gobernador le habían colocado cuatro stents.

“La verdad, lamentablemente por ahí, cuando hay campaña electoral, se suele decir cualquier cosa, para algunos. Nosotros no decimos cualquier cosa. Nosotros solo hacemos y no agredimos a nadie. Estamos 100 puntos, 100 puntos más IVA como decimos los cordobeses”, dijo ayer a la mañana desde Marcos Juárez el gobernador cordobés Juan Schiaretti a la radio oficialista Cadena 3; cuando le preguntaron sobre la versión dada por el periodista de La Nación, Carlos Pagni sobre su estado de salud.

En su programa Odisea Argentina, Pagni había anunciado: “Díficilmente Schiaretti pueda ser candidato a presidente por problemas de salud. De hecho, después de la elección del 12 de mayo, creo que el 16, se somete a una intervención quirúrgica complicada, de la aorta”. Fueron trece segundos que causaron sozobra en la provincia mediterránea y la oposición salió a pedir explicaciones sobre la salud del gobernador. Luego del alerta de Pagni, desde La Nación avanzaron: Schiaretti se operará en Houston.

Una alta fuente del Gobierno de Córdoba confió a El Destape: “Hay una campaña montada para minar la capacidad de gobernar basada en el estado de salud del gobernador. Esta campaña se basa en un suceso real, como es la colocación de los stents, intervención que fue informada oportuna y debidamente ni bien se realizó en el mes de fenrero”.

La fuente consultada agregó: “Esa vez, el propio gobernador Schiaretti decidió someterse al estudio y a la cirugía en Córdoba; y que la opinión pública fuera informada del hecho. Acá no se oculta nada; la salud del gobernador es un tema de Estado y así lo consideramos”.

El funcionario detalló que “en febrero, cuando se sometió al chequeo y se detectó la falla cardiovascular, se evaluaron varias opciones. Y el propio Schiaretti junto al equipo médico resolvieron la colocación de los stents; que era la solución clínica más conveniente a largo plazo”. Además, señaló que “Schiaretti hace bicicleta, cinta, es un paciente metódico”.

Hace casi tres meses, el viernes 8 de febrero pasado, el gobernador Schiaretti se había sometido a una angioplastia que incluyó la colocación de cuatro stents y permaneció en observación durante 24 horas en el Sanatorio Allende de barrio Nueva Córdoba de la Capital cordobesa.

“El gobernador se sometió a una angioplastia con la colocación de cuatro stents en el marco de un estudio cardiovascular programado para el día de la fecha. No hubo ningún evento agudo previo. Fue en el marco de un chequeo previo que se estaba realizando y se determina ahí llevar adelante el procedimiento, que fue exitoso”, detalló esa vez a El Destape, el ministro de Salud Francisco Fortuna.

También contó que “la respuesta fue excelente, es un paciente muy meticuloso, cuida permanentemente de su salud. Ha tenido una excelente evolución, el procedimiento fue exitoso; permanecerá internado en observación hasta mañana y después se retirará hacia su domicilio. No va a modificar para nada su agenda porque realmente ha salido todo muy bien, excelente”.

Mientras que Carlos Massei, ministro de Gobierno y Seguridad de Córdoba, confirmó a El Destape que “Juan (Schiaretti) se hizo un chequeo de rutina, programado, y cuando le hacían el estudio le dio cuatro arterias tapadas. El doctor Lozano, que es de lo mejor que hay en el interior del país, le colocó cuatro stents en el cateterismo; salió todo muy bien. Mañana “El Gringo” está en la casa, el lunes está trabajando; el lunes a la tarde está entregando beneficios del Programa Vida Digna. Hemos construido un Robocop, tenemos Schiaretti para rato”.

Tras su viaje a España entre el 19 y el 24 de enero pasado –junto al ministro de Educación, Walter Grahovac y el jefe de legisladores del PJ, Carlos Gutiérrez participaron de los preparativos del Congreso Internacional de la Lengua Española que se realizará en Córdoba a fines de marzo-; el sábado 26 de enero Schiaretti se sometió a un chequeo en la sede Cerro de las Rosas del Sanatorio Allende. Ese día, los médicos programaron para el 8 de febrero un nuevo chequeo cardiovascular, el que finalmente determinó la necesidad de realizar una angioplastia.

No es la primera vez que se instala la versión acerca de la floja salud del gobernador y candidato peronista. En 2015, desde las propias usinas del pejotismo cordobés, se instaló la versión que Schiaretti padecía cáncer de páncreas, y que su gira a Colombia para evaluar la reconversión de Medellín y Bogotá como ciudades ganadas al delito narco-paramilitar, en realidad escondía un viaje a Estados Unidos por su delicada salud.

Desde hace dos días, tras la versión del diario de los Mitre del viaje de Schiaretti a Houston, en el Centro Cívico de Córdoba trabajaron sobre la mejor forma de comunicar acerca de su estado de salud. Por eso, el gobernador en persona le puso punto final al tema, en una radio que no insistió mucho en detalles.