El Gobierno logró dictamen del impuesto a la riqueza y no gravará a los residentes en el exterior

El Frente de Todos logró este viernes dictamen al proyecto de ley que grava por única vez a las grandes fortunas del país, pero desistió finalmente de incluir a los propietarios de empresas multinacionales que residan en el exterior, como había anunciado el presidente de la Comisión de Presupuesto Carlos Heller. 

“Hay algunas cuestiones de dificultad objetiva para gravarlos por esta vía. En todo caso creo que esa diferencia debe saldarse cuando se discuta una reforma tributaria. Pero esto es un gravamen a personas humanas”, explicó Heller, ante una consulta del cordobés Paulo Cassinerio. 

Había admitido una queja de los empresarios de su provincia ante una posible “inequidad” porque “generan riqueza en el país” y deberán pagar el aporte de su bolsillo mientras que sus rivales de las multinacionales queda eximidos, los mismos argumentos expresados por el Frente de Todos cuando anunció este retoque al proyecto original. 

La queja había llegado de las grandes corporaciones locales que cotizan en Bolsa, como los Bancos,  Supermercados y cerealeras, cuyos dueños deberán hacer la contribución, mientras que la mayor parte de los propietarios de sus rubros no la sentirán. 

Una idea de Heller, que había anunciado el lunes, era que los empresarios foráneos eligieran a un “responsable” de su contribución y si no lo hacían el aporte recaía como gravamen a sus compañías, pero también la desecharon. “Entendimos que ese era un impuesto para personas humanas y fuimos muy cuidadosos”. 

De todos modos, Cassinerio firmó el dictamen y así el oficialismo reunión 27 firmas contra 22 de Cambiemos, que presentó uno propio de rechazo. Los cuatro votos de Córdoba Federal, coordinados por el gobernador Juan Schiaretti, garantizan que el proyecto sea aprobado en la Cámara de Diputados, aunque no será fácil elegir el momento y el lugar, porque el principal interbloque opositor exigió que sea tratado en una sesión presencial, como se contempla en el último protocolo de reuniones remotas.

Pidió lo mismo para el proyecto de presupuesto que empieza a tratarse el mates en Comisión y tendrá varias semanas de debate antes de llegar al recinto. Sergio Massa aún no definió si mudará alguna sesión a otra sede para garantizar el distanciamiento social o apelará a lograrla en el recinto con los quieran ir, aunque en ese caso el protocolo obligar a justificar por escrito las ausencias. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *