El Gobierno abre la puerta para una devaluación

El presidente del Banco Central, Miguel Pesce, anunció al Directorio abrió el mercado cambiario con una oferta de $76,95 por dólar, lo que representa una variación de 70 centavos (0,918%) respecto del cierre de ayer. De esta forma, va a inaugurar el nuevo régimen de política cambiaria marcado por el abandono del esquema de micro devaluaciones uniformes diarias o “crawling peg” y la adopción de un esquema de mayor volatilidad cambiaria.

“Esa decisión se enmarca en los nuevos lineamientos de Política Monetaria que abandona las devaluaciones uniforme e introduce mayor volatilidad, por lo que no representará un patrón de comportamiento ni significa que se devaluará diariamente este porcentaje o este valor nominal”, aclararon desde el Banco Central.

Como consignó este medio, en septiembre el dólar subió 2,7% y en nueve mes trepó 27,2% marcando siempre un ritmo parejo, pero con el agravante de que las ventas en los últimos meses se aceleraron -y desde que restringió la compra de dólares, también se aceleró la salida de depósitos, como reconoció el ministro Guzmán este jueves-. Con el nuevo esquema, el dólar podrá acelerar la suba en el corto plazo sin que Pesce intervenga para evitarlo. De hecho, de forma inédita adelantó que él mismo lo hará subir mañana a primera hora.

La presentación de los nuevos lineamientos de Política Monetaria incluyó otras medidas y la enunciación de varios principios, en particular el sostenimiento del tipo de cambio real multilateral -lo que implicaría no dejar que se devalúe excesivamente- y la necesidad primero de comprar reservas con las que poder frenar una devaluación excesiva. De esta forma, la volatilidad será mayormente alcista.

En caso de que el dólar tenga presión a la baja, el Banco Central podrá aprovechar para comprar reservas como había hecho en junio y en caso de que suba, ya no intentará contenerlo en el orden del 2,7% mensual o los 40 centavos semanales, así le abre la puerta a una devaluación más acelerada.

Entre las otras medidas, el Banco Central anunció un cambio en la tasa de pases pasivos del 19% al 24% y una administración del stock de Leliqs para que no se le encarezca la esterilización.

Esta medida y la creación de parte del Tesoro de instrumentos dollar-linked para garantizarles a los ahorristas una cobertura frente al riesgo de devaluación buscan contener la demanda de divisas.

Nuevo mercado de yuanes

Además, el Central adelantó que creará con el MAE y con Rofex un mercado de futuros para permitir la compra del yuan renminbi contra el peso argentino para operaciones de comercio exterior. También se abrirá la posibilidad de celebrar contratos a futuros denominados en yuanes renminbi.

“Esta medida no implica que se puedan comprar yuanes físicos para atesoramiento ni se permitirá la apertura de cuentas bancarias denominadas en esa moneda. Está destinada a facilitar la operatoria de comercio exterior”, aclaró y detalló que usará los yuanes de las reservas para respaldar este mercado y enfatizó que “no está previsto la activación del swap de monedas firmado con el Banco Popular de China”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *