Posted on

Por la bicicleta financiera, el BCRA va a entregarle a las entidades financieras por intereses de Leliq el equivalente al 4% del PBI. Advierten por una nueva crisis.

Por la bicicleta financiera, Mauricio Macri les va a regalar a los bancos el 4% del PBI este año con las ganancias de las Leliq. Con tal de contraer el consumo, el Gobierno nacional armó una bomba de tiempo bancaria que para diciembre va a volver a superar a la cantidad de billetes en circulación.

En el año, el Central le va a regalar más de U$S 700.000 millones a las entidades financieras por los intereses de las Letras de Liquidez, que emiten todos los días para impedir el crecimiento de la base monetaria. De acuerdo a un pronóstico de Ficonomics, entre abril y diciembre el BCRA les cederá $ 588 millones que, sumado a los del primer trimestre alcanza los $ 713.870 millones. Esto va a equivales al 3,7% del PBI.

Las pérdidas abonadas por estos instrumentos representaron el 3,1% del PBI en 2018, el 2% en 2017, el 1,9% en 2016 y el 1,3% en 2015. “Puede observarse una tendencia creciente que, de no encontrar una solución definitiva, puede desembocar en una nueva crisis en 2020 de características similares a las de 2018”, advierte la consultora. Recuerda que “la experiencia 2018 parece indicar que, a la larga, un elevado stock de instrumentos de absorción puede transformar en expansiva a una política monetaria diseñada para ser contractiva”. A diferencia de los períodos previos, los intereses mensuales son actualmente muy significativos, consecuencia de una tasa establecida por encima del 65% anual.

Para diciembre tendríamos un stock de Leliqs del 114% de la base monetaria si se proyecta esta velocidad de forma anual, asumiendo que las compras y ventas de divisas son neutras, y que el BCRA mantiene su política actual hasta diciembre como prometió su presidente, Guido Sandleris. Este ratio que ya pasará a ser más que elevado.

Pero esto puede empeorar si el Central decide intervenir en el mercado de cambio para evitar una corrida, esta situación generaría una contracción monetaria aún mayor, la que a su vez repercutiría en un incremento en la tasa de referencia generando una mayor recesión.

No obstante, el mayor problema que podría enfrentar el BCRA sería una fuerte salida de depósitos en plazo fijo para ser intercambiados por dólares. Si se da este escenario, Ficonomics alerta que “los bancos tendrán que hacer frente a estos retiros no renovando Leliqs, lo que aceleraría el proceso de inflación futura a presente”.