Posted on

El ex ministro de Economía cuestiona que el decálogo propuesto por el oficialismo ignore la necesidad de priorizar el crecimiento económico. Stolbizer también lo criticó.

El ex ministro de Economía recargó tintas contra el acuerdo de diez puntos propuesto por el oficialismo para cerrar con la oposición no kirchnerista y aseguró que “no funcionarán” porque excluyen la promoción del crecimiento económico. Y punto por punto, se distanció de los ítems planteados para el documento de consenso que el Gobierno quiere difundir para llevar tranquilidad a los mercados.

“En los 10 puntos que se publicaron ni se menciona el crecimiento de la economía. Podemos saber entonces que no funcionarán. Cómo venimos advirtiendo desde 2016”, aseguró esta mañana en su cuenta de Twitter.

Por la tarde, Lavagna puntualizó sus objeciones al decálogo del Gobierno entre las que se destacan el reconocimiento de la necesidad de renegociar con el FMI los plazos de devolución del préstamo y el darle prioridad a las medidas que generen empleo y crecimiento para salir de la recesión.

Además, destacó que se debe cumplir con los vencimientos de deuda con el sector privado.

Respecto del primer punto, sobre el equilibrio fiscal, detalló que es inviable si se lo busca mediante un ajuste tal y como lo propone Dujovne. Para Lavagna, “Solo una economía en marcha puede alcanzar un equilibrio que sea además socialmente aceptable”.

A su vez, distinguió entre “independencia” del Banco Central -lo que puede dar el sesgo a la política económica- y “autonomía” para la administración de la política monetaria. E insistió en que en recesión y con manipulación del tipo de cambio no es factible la promoción de las exportaciones, tal y como lo propone el tercer punto.

Respecto del cuarto punto, aseguró que sin crecimiento, no hay razón para que las empresas quieran invertir en nueva maquinaria cuando la que tienen está parada. De acuerdo a los últimos datos oficiales disponibles, de febrero, el 41,5% de la capacidad instalada estaba ociosa. “Además de seguridad jurídica, deben existir condiciones de demanda que justifiquen la inversión”.

En lo que respecta a la dinamización del mercado laboral propuesta por el Gobierno mediante una “legislación moderna” -que implica avanzar en una reforma laboral-, Lavagna señaló que no alcanza, que sin crecimiento sostenido no hay creación de nuevos puestos: “Se crea empleo cuando la economía crece de manera estable y solo en ese contexto se ayuda con legislación que mejora la productividad.”

Sobre el sexto punto, de la baja de la presión fiscal, Lavagna consideró que se trata de una “mera frase vacía de contenido concreto”. Detalló que lo importante es bajar los impuestos indirectos, como el IVA, que son regresivos y reiteró que estimular la inversión y el empleo “es lo urgente”, en especial entre las pymes.

De los puntos seis a ocho, Lavagna aseguró en su cuenta de Twitter que “estos tres puntos no se pueden desarrollar, los encuentro vacíos de contenido y argumentos, sin dirección alguna”.

Y en el último punto, el que respecta a la deuda pública, el ex ministro remarcó que el FMI sabe que van a tener que ser reestructurados los vencimientos: “Ya todos hemos dicho de la importancia de cumplir con las obligaciones, lo cual requerirá, dada la enorme deuda tomada por el gobierno, un proceso de reordenamiento serio de las fechas de vencimiento de lo adeudado con al FMI, hecho que es reconocido por el propio organismo. La deuda a mercado no debe ser alterada”.

La posición de Lavagna fue acompañada por Margarita Stolbizer, que se sumó a las críticas al considerar la convocatoria una estrategia electoralista tendiente a confrontar con aquellos que quedan afuera más que a atender las necesidades de la población en materia de crecimiento y recuperación de los puestos de trabajo.

“La agenda propuesta por el Gobierno es mala, limitada y demuestra que uno de sus grandes problemas ha sido y sigue siendo la fijación de prioridades”, sostuvo el partido que encabeza Stolbizer en un comunicado.

“Frente a la grave situación de la pobreza, de la infancia y del trabajo, no parece razonable priorizar un acuerdo sobre equilibrio fiscal, exportaciones, independencia del Banco Central, flexibilización laboral, sistema estadístico y pago de la deuda externa, sin perjuicio de la importancia de incluir el sistema previsional y las economías provinciales”, agregaron desde el Gen.