0

DE TAL PALO… LA MAMÁ DE MARÍA EUGENIA VIDAL FUE LA VACIADORA DEL BANCO MAYO QUE ESTAFÓ A MILES DE AHORRISTAS

CHORRA, VOS TU VIEJA Y TU PAPÁ
Denuncian a la madre de María Eugenia Vidal por la millonaria estafa del Banco Mayo
Se trata de Norma Susana Cascallares de Vidal. Fue acusada de ofrecer inversiones en la mesa de dinero del banco dirigido por Rubén Beraja. Deberá presentarse a un careo ante un ahorrista.

Norma Susana Cascallares de Vidal, madre de la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, deberá comparecer en un careo con un ahorrista, luego de que fuera reconocida como la persona que le ofreció mejorar su rentabilidad invirtiendo en la mesa de dinero del vaciado Banco Mayo, dirigido por Rubén Beraja.

Cascallares de Vidal está acusada de ser la persona que convencía a los clientes para que depositen sus ahorros en las mesas de dinero del Banco Mayo, que manejaba Rubén Beraja, y que se alzó con 300 millones de dólares, y luego de vaciarlo hicieron quebrar al banco, realizando así uno de los fraudes más grandes de la historia argentina.

En marco del juicio oral y público abierto en octubre del año pasado por el Tribunal Oral Federal N°3, el principal implicado es el ex Presidente de la Daia, Rubén Beraja.

Según contó el periodista Néstor Espósito en su programa “Volver a las fuentes” por Radio Del Plata, uno de los ahorristas estafados declaró que quien lo atendió en varias oportunidades en el Banco mayo, era la señora Norma Susana Cascallares de Vidal. Cuando el mismo, solicitó llevar a cabo un plazo fijo, la madre de María Eugenia Vidal le ofreció una “mejor rentabilidad” en una “mesa de dinero” del propio Banco.

Por otra parte, la mano derecha de Rubén Beraja en aquellos años (mediados de los años 90), era el hoy secretario de DDHH, Claudio Avruj. El juicio por el vaciamiento del Banco Mayo ocurrido en 1998 ya cuenta con 14 imputados por los delitos de asociación ilícita y defraudación contra la administración pública.

El manejo del dinero de los ahorristas, a través de las denominadas “mesas de dinero” -con nombres de fantasía como “Mayflower Bank” y “Trust Inversions S.A.”- habrían operado en las instalaciones del Banco Mayo, y el monto de las transacciones ascendería a 300 millones de dólares.