Posted on

En la presentación de su libro, pidió un “contrato social” de todos los argentinos y dijo que el acuerdo que propone su sucesor no alcanza.

Cristina Kirchner evitó hablar de su candidatura en la presentación del libro Sinceramente en La Rural, aunque dejó muy en claro que está en carrera y trabaja para darle viabilidad a un tercer mandato. En esa línea buscó dar señales de moderación política e hizo un nuevo guiño a la gestión de Donald Trump, acaso el escollo geopolítico más importante que debería enfrentar su regreso al poder.

acuerdo que propone su sucesor no alcanza.
Cristina elogió la política económica de Trump y acusó a Macri de duplicar los planes sociales
Guardar
Por Lucia Aisicoff
09/05/2019
Cristina Kirchner evitó hablar de su candidatura en la presentación del libro Sinceramente en La Rural, aunque dejó muy en claro que está en carrera y trabaja para darle viabilidad a un tercer mandato. En esa línea buscó dar señales de moderación política e hizo un nuevo guiño a la gestión de Donald Trump, acaso el escollo geopolítico más importante que debería enfrentar su regreso al poder.

“Miren lo que está pasando en Estados Unidos. La economía vuela, tienen el índice de desempleo más bajo desde hace 50 años”, afirmó en un claro elogio a la política económica de Trump, y agregó que “sería bueno que los que viajan tanto para allá y escuchan tanto lo que les dicen allá, imiten lo que hacen allá”, en un mensaje directo a Mauricio Macri, que viene recibiendo un apoyo sostenido del presidente de Estados Unidos, quien este miércoles lo llamó por teléfono y le preguntó como venía la elección.

Cristina ya había hecho un guiño a Trump en el libro, cuando ensayó una autocrítica por haber firmado el memorándum con Irán por el caso AMIA. Y también envió a Axel Kicillof a Washington a anticipar que no va a defaultear la deuda con el FMI, como le dijo en exclusiva a LPO México, en la visita que hizo al país azteca en su paso a la capital norteamericana.

Lo cierto es que Cristina busca desde hace tiempo dar signos de moderación política. Mientras en los equipos de Kicillof esquivan hablar de “reestructuración” y se empeñan en recordar que siempre pagaron las deudas, este jueves la ex Presidenta incluso se dio el gusto de correr por derecha a Macri al acusarlo de duplicar la cantidad de planes sociales que ella dejó al salir de la Rosada: cuando entregaron el Gobierno había 207 mil y ahora esa cifra supera los 400 mil, aseguró. “Hoy (Macri) tiene casi medio millón de planes sociales, casi el doble de los que tenía el gobierno de los ‘choriplaneros'”, afirmó irónica.

En ese tramo, sorprendió al recordar que los planes Jefes y Jefas de Hogar eran un “instrumento importante que había tenido el gobierno de Eduardo Duhalde y el ministro Roberto Lavagna para paliar la terrible crisis de 2001”. La mención, breve, no pasó desapercibida en una audiencia que reconoce que sus citas nunca son inocentes. “Lavagna fue un buen ministro y podría ser parte de una coalición amplia, su pensamiento está más cerca de Cristina que de Macri”, afirmaron a LPO cerca de la ex presidenta.

acuerdo que propone su sucesor no alcanza.
Cristina elogió la política económica de Trump y acusó a Macri de duplicar los planes sociales
Guardar
Por Lucia Aisicoff
09/05/2019
Cristina Kirchner evitó hablar de su candidatura en la presentación del libro Sinceramente en La Rural, aunque dejó muy en claro que está en carrera y trabaja para darle viabilidad a un tercer mandato. En esa línea buscó dar señales de moderación política e hizo un nuevo guiño a la gestión de Donald Trump, acaso el escollo geopolítico más importante que debería enfrentar su regreso al poder.

“Miren lo que está pasando en Estados Unidos. La economía vuela, tienen el índice de desempleo más bajo desde hace 50 años”, afirmó en un claro elogio a la política económica de Trump, y agregó que “sería bueno que los que viajan tanto para allá y escuchan tanto lo que les dicen allá, imiten lo que hacen allá”, en un mensaje directo a Mauricio Macri, que viene recibiendo un apoyo sostenido del presidente de Estados Unidos, quien este miércoles lo llamó por teléfono y le preguntó como venía la elección.

Cristina ya había hecho un guiño a Trump en el libro, cuando ensayó una autocrítica por haber firmado el memorándum con Irán por el caso AMIA. Y también envió a Axel Kicillof a Washington a anticipar que no va a defaultear la deuda con el FMI, como le dijo en exclusiva a LPO México, en la visita que hizo al país azteca en su paso a la capital norteamericana.

Lo cierto es que Cristina busca desde hace tiempo dar signos de moderación política. Mientras en los equipos de Kicillof esquivan hablar de “reestructuración” y se empeñan en recordar que siempre pagaron las deudas, este jueves la ex Presidenta incluso se dio el gusto de correr por derecha a Macri al acusarlo de duplicar la cantidad de planes sociales que ella dejó al salir de la Rosada: cuando entregaron el Gobierno había 207 mil y ahora esa cifra supera los 400 mil, aseguró. “Hoy (Macri) tiene casi medio millón de planes sociales, casi el doble de los que tenía el gobierno de los ‘choriplaneros'”, afirmó irónica.

Daniel Vila, el dueño de América, en la primera fila del acto de Cristina

En ese tramo, sorprendió al recordar que los planes Jefes y Jefas de Hogar eran un “instrumento importante que había tenido el gobierno de Eduardo Duhalde y el ministro Roberto Lavagna para paliar la terrible crisis de 2001”. La mención, breve, no pasó desapercibida en una audiencia que reconoce que sus citas nunca son inocentes. “Lavagna fue un buen ministro y podría ser parte de una coalición amplia, su pensamiento está más cerca de Cristina que de Macri”, afirmaron a LPO cerca de la ex presidenta.

La mención a Lavagna no pareció inocente. ‘Lavagna fue un buen ministro y podría ser parte de una coalición amplia, su pensamiento está más cerca de Cristina que de Macri’, afirmaron a LPO cerca de la ex presidenta.

Varios referentes del kirchnerismo coincidieron en reconocer que Cristina se esforzó por reivindicar aquellos primeros años del “nestorismo” -acaso más amplio que su continuación- y los elogios más claros fueron para Carlos Tomada, Alberto Fernández y el propio Néstor, ovacionado por la audiencia y los militantes que se amontonaron alrededor de las dos pantallas gigantes, una adentro y otra afuera de la Feria, para seguir el discurso. Como se preveía, La Rural quedó desbordada por la gente que se acercó a escuchar a la ex Presidenta. Ni siquiera la lluvia evitó la movilización.

Sin embargo, pese a su insistencia por mostrar un tono moderado, Cristina volvió a mostrarse junto a la vieja guardia del kirchnerismo y la primera plana de La Cámpora, salvo su hijo Máximo, que -confiaron desde la organización a LPO- suele sentirse incómodo cuando comparten actos. No incorporó gobernadores o referentes de peso del peronismo, más allá del aterrizaje en los últimos tiempos de Pino Solanas, Felipe Solá y Victoria Donda, que luego del acto posteó un texto bajo el título “No es momento para ser neutral”, en el que ajusta cuentas con los largos años que estuvo distanciada del espacio.

La presencia más sorprendente fue la del dueño de América, Daniel Vila, que se sentó en la primera fila frente al escenario de la sala Jorge Luis Borges. Una ausencia notable fue la de Daniel Scioli, que pese a que Alberto Pérez apareció ayer en el Patria para buscar las pulseritas de ingreso al acto, finalmente pegó el faltazo y alimenta las versiones de nuevos cortocircuitos con el núcleo duro de la ex Presidenta.

Tal como habían adelantado desde su entorno, Cristina decidió no dar una respuesta concreta al llamado al diálogo que hizo Macri, aunque le bajó el tono a su propuesta e insinuó que no es suficiente. “Es necesario que todos pongamos esfuerzo sin clichés ni lugares comunes. Nadie, en épocas de discursos de unidad y de grandes acuerdos entre sectores políticos, puede estar en desacuerdo con esos enunciados. Pero va a ser necesario algo más”, dijo y pidió “un contrato social de todos los argentinos y argentinas, con metas verificables, cuantificables, exigibles”.

“No creo en sociedades maravillosas ni en malos dirigentes, creo que hay algo de reflejo arriba de lo que hay abajo y viceversa, con nuestros defectos y limitaciones, entonces quise transmitirles a los jóvenes lo que me tocó vivir, lo que estoy viviendo y lo que están viviendo los argentinos, son momentos muy difíciles”, agregó sobre los motivos que la llevaron a escribir el libro.

Quienes esperaban el lanzamiento de su candidatura, no se llevaron lo que fueron a buscar, aunque a esta altura es casi una obviedad. Pero luego de la presentación y cuando salió a saludar a la gente que no había podido ingresar a la sala, ante el cantito “Cristina Presidenta”, lejos de censurarlos los animó a continuar bailando y acompañando la letra con el dedo. Bastante elocuente.

Fue una noche de festejo para el kirchnerismo, pero no sólo para ellos. El director de Penguin Random House Grupo Editorial, Juan Ignacio Boido, y la presidenta de la Fundación El Libro, María Teresa Carbano, que compartieron el escenario con Cristina, celebraron un hecho “sin precedentes”: Ya llevan más de 300 mil ejemplares impresos, en medio de la alicaída situación editorial.