Creadores de la vacuna rusa contra el covid-19 explican su rápido desarrollo, por qué la consideran segura y responden a quienes la critican

El Ministro de Salud ruso, Mijaíl Murashko, y el director del Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, Alexánder Guíntsburg, participaron este miércoles en una rueda de prensa en la que detallaron cuánto tiempo se necesitó para elaborar la vacuna contra el coronavirus —que fue registrada el día anterior y se convirtió en la primera en el mundo—, por qué la evalúan como segura y en qué volumen se producirá; además, respondieron a las críticas al fármaco que llegaron desde algunos países.

Sputnik V pertenece al grupo de las vacunas vectoriales. Esto significa que se basa en un virus portador que transmite una información genética del virus contra el cual debe proteger la vacuna, lo que provoca una respuesta inmune. Antes de iniciar el desarrollo de la vacuna contra el nuevo coronavirus, el Centro Gamaleya ya usó el mismo mecanismo para su trabajo en los medicamentos contra el ébola o el MERS-CoV.

Los especialistas probaron la vacuna en varios animales, entre ellos dos especies de monos, y luego realizaron ensayos clínicos. Durante todo el período de investigación, monitorearon todos los indicadores esenciales, como la generación de anticuerpos y reacción del sistema inmunitario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *