Coca-Cola pagó a científicos para que minimizaran la influencia de las bebidas azucaradas en la obesidad

Una investigación publicada esta semana en la revista médica Public Health Nutrition ha revelado que millones de dólares en contribuciones monetarias realizadas por Coca-Cola influyeron en estudios científicos que restaban importancia al papel que juegan las bebidas azucaradas en la obesidad.

El equipo internacional de investigadores examinó más de 18.000 intercambios de correos electrónicos entre la sede de Coca-Cola Company en Atlanta con la Universidad de West Virginia y la Universidad de Colorado. Ambas universidades formaron parte de Global Energy Balance Network (GEBN), considerada una organización sin fines de lucro dedicada al estudio de la obesidad en EE.UU., entre 2014 y 2015.

La investigación determinó que GEBN fue creada por la compañía de bebidas para minimizar los vínculos entre la obesidad y el azúcar. Posteriormente, Coca-Cola financió directamente a la organización con al menos 1,5 millones de dólares en 2015 y realizó contribuciones financieras adicionales a académicos afiliados al grupo para realizar investigaciones.

“Tácticas clásicas del tabaco”

El análisis revela que los científicos financiados por la multinacional terminaron promoviendo la idea de que era la falta de ejercicio y no la mala dieta la principal causa de la ola de obesidad en EE.UU. “Coca-Cola utilizó a académicos de salud pública para llevar a cabo tácticas clásicas del tabaco para proteger sus ganancias”, señaló Gary Ruskin, director ejecutivo de US Right to Know.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *