Biden busca el nocaut ante Sanders en el "supermartes II" de internas demócratas

Michigan y otros cinco estados de Estados Unidos votaban hoy en una instancia potencialmente clave de la interna presidencial demócrata, con Joe Biden en busca de capitalizar su remontada y reducir al mínimo las chances del izquierdista Bernie Sanders.

Una semana después de resucitar su campaña en las internas del supermartes, el centrista Biden espera que otra gran noche lo vuelva prácticamente invencible en la carrera para elegir al rival del presidente Donald Trump en las elecciones de noviembre.

Los otros estados donde hoy hay internas son Missouri, Idaho, Dakota del Norte y Mississippi, el único al que hasta las 21 de Argentina había una tenue proyección de cadena estadounidense CNN, que le otorgaba a Biden 8 de los 36 delegos en juego.

Tanto Biden como Sanders han admitido que Michigan es crucial, y ambos han pasado días recorriendo el estado, uno de los tres donde Trump obtuvo inesperados triunfos que lo catapultaron a la Casa Blanca en 2016.

Aquel mismo año, Sanders demostró que sus aspiraciones de obtener la candidatura presidencial demócrata eran serias al ganar la interna en Michigan gracias a su oposición a los acuerdos de libre comercio y a su apoyo entre las clases trabajadoras.

Cuatro años después, el estado cuna de la industria automotriz podría o revivir la campaña del veterano senador socialista o empezar a cerrarle los caminos a la Casa Blanca, y los últimos sondeos en Michigan lo han mostrado varios puntos por detrás de Biden.

Los dos precandidatos son septuagenarios con una larga trayectoria en el Senado pero con ideologías y plataformas completamente diferentes.

Biden, quien tiene una cómoda ventaja en intención de voto a nivel nacional, defiende las históricas políticas demócratas relativamente progresistas, mientras que Sanders propone un cambio más revolucionario, incluyendo salud pública universal y gratuita.

Biden comenzó el día de votaciones reuniéndose con trabajadores de una planta automotriz en construcción en Detroit, donde recibió ovaciones pero también fue increpado por un empleado.

En un intercambio muy compartido en Internet por seguidores de Trump, el trabajador, vestido con casco y chaleco amarillo fluorescente, acusó a Biden de querer socavar el derecho constitucional de portar armas en Estados Unidos.

“Estás diciendo boludeces”, le respondió Biden. “Yo apoyo la Segunda Enmienda”, agregó.

El trabajador no se dio por vencido y la siguió, entonces Biden, visiblemente agitado, alzó la voz y le dijo: “No te estoy sacando ningún arma. Dejame en paz”.

Las primarias de hoy coinciden con la crisis del coronavirus, que, como al resto del mundo, tiene en vilo a Estados Unidos, donde la epidemia ya ha infectado a más de 800 personas y matado a 27.

En el estado noroccidental de Washington, el más golpeado por el virus, se votaba sólo por correo.

Las autoridades de prevención de enfermedades emitieron recomendaciones sobre cómo limpiar las máquinas de voto electrónico y mantener la higiene en centros de votación en los otros estados con internas.

De ellos, sólo en Missouri había hasta hoy un caso confirmado, según la Universidad Johns Hopkins.

Michigan concentra la atención por los 125 delegados que se eligen, por ser uno de los estados que suelen definir las elecciones presidenciales y porque su demografía se asemeja a la de Estados Unidos en su conjunto, con zonas rurales, urbanas y suburbanas y con las minorías representadas en números muy significativos.

Biden fue el fiel vicepresidente de Barack Obama -el primer presidente negro de la historia del país- durante sus ocho años en la Casa Blanca, y su remontada se explica en gran parte por el importante respaldo de que goza entre los afroestadounidenses.

En vísperas de la interna en Michigan, Biden consiguió el apoyo de los dos senadores afroamericanos, Kamala Harris y Cory Brooker, que, al igual que otros precandidatos demócratas, abandonaron la carrera y dieron su respaldo al ex vicepresidente.

Sanders, por su parte, obtuvo el apoyo del activista por los derechos civiles de los afroamericanos Jesse Jackson.

El senador también ha hecho hincapié en el respaldo de Biden a los acuerdos de libre comercio para tratar de ganarse a los trabajadores fabriles de Michigan, muchos de los cuales cambiaron a los demócratas por Trump en 2016.

Sanders necesita sí o sí dar vuelta las cosas hoy porque las próximas internas se celebrarán en estados donde Biden es más favorito, lo cual podría angostar aún más su camino a la nominación.

Biden ganó en 10 de los 14 estados o territorios donde se votó el supermartes y tiene hasta ahora 635 delegados, mientras que Sanders suma 558, según el recuento de CNN. Para ganar se necesita 1.991 delegados en la Convención Nacional Demócrata de julio próximo.

Las primarias del próximo martes 17 también se prefiguran cruciales, con votaciones en otros tres grandes estados: Arizona, Florida e Illinois.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/202003/439440-biden-y-sanders-se-juegan-la-candidatura-en-michigan-y-otros-cinco-estados.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *